Curtarsa: venció el certificado de aptitud ambiental

A partir del lunes, la curtiembre intentará renovar un documento indispensable para su funcionamiento. La decisión final quedará en manos de la Provincia. Desde el municipio, en tanto, aspiran a que el OPDS desestime el pedido de la empresa y la obligue a recorrer nuevamente todos los pasos que requiere ese trámite.
El lunes comenzó una instancia clave en el largo conflicto ambiental y social que afecta desde hace años a la localidad de Jáuregui. A partir de ahora, Curtarsa tiene 30 días hábiles para iniciar los trámites de renovación del denominado certificado de aptitud ambiental, un documento clave para el futuro de la empresa.

Como informó EL CIVISMO en ediciones anteriores, la curtiembre accedió a ese requerimiento administrativo el 22 de noviembre de 2007, en pleno recambio de autoridades municipales y provinciales. Para algunos, se trató de un último gesto de buena voluntad de gobiernos que mantuvieron una excelente relación con una empresa denunciada por generar graves daños ambientales en la zona.

Además, la determinación de otorgarle dicho certificado se concretó a pesar de 22 observaciones de incumplimientos por parte de la firma de capitales italianos.

El certificado de aptitud ambiental se enmarca en la Ley de Radicación Industrial 11.459, reglamentada en 1993. La normativa obliga a toda empresa radicada en la provincia de Buenos Aires a presentar una evaluación de impacto ambiental, uno de los pasos necesarios para obtener el documento que ahora la curtiembre debe renovar. Si la industria no logra concretar ese objetivo, el municipio tiene facultades para revocarle la habilitación, herramienta clave en la puja que desde hace varios meses el gobierno de Graciela Rosso mantiene con Curtarsa a partir de los múltiples inconvenientes generados por la empresa y de sus incumplimientos crónicos.

La decisión está en manos del Organismo Provincial para el Desarrollo Sostenible (OPDS), dependencia que no se ha caracterizado por accionar a favor de los reclamos que llevan a cabo los pobladores de Jáuregui. De cualquier manera, en la reunión abierta que la intendenta mantuvo con los vecinos de la localidad dejó en claro cuál es la postura del Departamento Ejecutivo local: "La empresa tuvo tiempo suficiente para hacer las correcciones que se marcaban. Sin embargo, a la fecha, no ha cumplido. Por eso nosotros recurrimos al gobernador y al organismo de control para que no le renueven el certificado".

"No está claro cómo fue que se aprobó ese certificado. Es totalmente irregular. Por eso vamos a la Justicia. Queremos que actúe sobre la empresa y, además, la administración de la Provincia no le va a renovar ese certificado. Puedo revocar la habilitación de la empresa si no tiene el certificado. Esto sí es potestad del municipio de Luján. Por eso no queremos que le vuelvan a otorgar el certificado.

"No tengan dudas de que cuando nosotros hagamos la denuncia, los funcionarios que pusieron las firmas van a tener que dar muchas explicaciones ante la Justicia. El que firmó el certificado va a tener que dar muchas explicaciones. Además, aquellos que tienen la responsabilidad ahora, lo van a pensar tres veces antes de firmar cualquier porquería. Ese es el tema. Si nosotros no hacemos la denuncia, seguramente va a haber otro trasnochado que firme cualquier cosa", dijo Rosso ese sábado en las instalaciones del Club Flandria.

La estrategia que maneja el municipio no sólo apunta a lograr que Provincia desestime el pedido de renovación que presentará Curtarsa, sino también a que obligue a la industria a iniciar el trámite desde cero. De esa manera, la curtiembre debería recurrir a la instancia municipal para solicitar la habilitación, como paso inicial para gestionar a nivel provincial el certificado de aptitud ambiental.

"Apuntamos a lograr eso, que sería un gran paso porque nos permitiría tener una participación real en el proceso", dijo a este bisemanario una alta fuente del Departamento Ejecutivo. En el gabinete de Rosso confían en que, al menos, el OPDS "no se va a animar a otorgarle el certificado, sería quedar muy expuesto ante los vecinos".

En tanto, las organizaciones ambientalistas de la localidad permanecen alertas, y prometen seguir con especial atención las decisiones que puedan tomarse en el ámbito provincial.

Apoyo de Proyecto Sur

En el blog http://proyectosurlujan.blogspot.com, la agrupación local que sigue los pasos de Pino Solanas expresó su respaldo a Graciela Rosso en la pelea constante con la curtiembre Curtarsa.

Después de relatar detalles de la reunión del pasado 7 de noviembre en el Club Flandria, desde Proyecto Sur agregan su opinión: "Desde la Comisión Ambiental de Proyecto Sur Luján, expresamos nuestro apoyo a la iniciativa adoptada por la Intendencia local y seguiremos de cerca la gestión para el cumplimiento de lo prometido al pueblo de Jáuregui y a las organizaciones que vienen luchando por más de 15 años por la calidad del medio ambiente y por la salud de la comunidad".

"Aprovechamos esta excelente decisión para reclamar una audiencia pública que convoque a todo el pueblo de Luján y sus organizaciones: queremos resolver de una vez por todas el problema del basural a cielo abierto y realizar un proyecto a corto y largo plazo de recolección y reciclado de la basura, con un plan de inclusión y trabajo genuino para todas las personas que actualmente lo hacen en la calle.

"En Proyecto Sur, con la conducción de Pino Solanas, estamos construyendo una nueva forma de hacer política: decimos NO a la mezquindad política y acompañamos todas las medidas del gobierno si son para beneficio de su pueblo", manifiestan.

Comentá la nota