Curtarsa no da tregua a Jáuregui

La semana comenzó con intensas emanaciones que generaron malestares físicos a varios vecinos. En tanto, el sedimentador que durante varios meses funcionó sin las condiciones adecuadas por no contar con la cobertura correspondiente, permanece clausurado.
A esta altura, los vecinos de Jáuregui sólo pueden esperar que el viento sea contemplativo y empuje el olor en dirección contraria a las viviendas que conforman una localidad castigada desde hace años por la contaminación ambiental.

A pocos días de la reunión abierta convocada por el municipio, los aromas pestilentes generados por la empresa Curtarsa siguen resultando un verdadero trastorno para los pobladores. El lunes a la noche, esas emanaciones fueran tan intensas que varios vecinos sufrieron dolor de cabeza y hasta nauseas, según los testimonios recogidos por este medio.

En tanto, aún permanece clausurado el sedimentador donde la curtiembre debería tratar sus efluentes.

Comentá la nota