Curtarsa también contamina la política

Hace 15 años que los vecinos luchan contra los efectos ambientales perniciosos de esta empresa.
Jáuregui es ena localidad del municipio de Luján que, según informes de diversas instituciones, presenta un alto índice de incidencia de distintos tipos de cáncer. Allí funciona la curtiembre, propiedad desde 1994 de la firma Italian Leather, cuya agresión ambiental ya había sido corroborada por un estudio realizado por Greenpeace en laboratorios internacionales, y también por la propia Municipalidad.

Pero Curtarsa es una empresa muy poderosa, la segunda exportadora de cueros del país, y gracias a maniobras jurídicas y presiones políticas, logra continuar funcionando como quieren ellos, cuando según vecinos y organizaciones ambientalistas, pagan las consecuencias el aire de Jáuregui y el agua del Río Luján.

Este viernes 5, bajo una lluvia torrencial, unos 350 vecinos cortaron la ruta 5 en la mano rumbo a Mercedes, en una acción que significó subir un peldaño en la escala de confrontación, ya que canales de noticias nacionales cubrieron la noticia, y la situación pasó a ser conocida fuera del círculo cercano del barrio y el municipio; incluso se vieron banderas de lugares cercanos como Mercedes.

este estado de cosas terminó generando un problema político, la Municipalidad pretende imponer fuertes controles como para que Curtarsa deje de contaminal, la empresa refuerza la apuesta contaminante al tratar de instalar un horno de secado de barros que agravará la polución del aire, aunque disminuirá el vertido de cromo en aguas del Luján. El OPDS parece tomar parte en favor de que la empresa pueda seguir funcionando, los trabajadores, principales víctimas, todavía no saben bien de que lado colocarse, pero esta movilización les dolió a todos.

Por la mañana el OPDS envió otra inspección a la empresa, con el ánimo de desmovilizar y calmar las aguas, y Curtarsa, realizó una extraña movida, denunciada por el principal medio de prensa local "El Civismo" Un representante de una consultora llamada "Eco Ambiental" se acercó hasta la redacción para intentar cambiar la movilización por una asamblea informativa con la presencia de vecinos e instituciones, pero era tarde, y el balbuceante discurso del emisario terminó en anécdota.

El próximo viernes los manifestantes se volverán a reunir para decidir las medidas a tomar, pero la fuerza de la movilización reforzó su voluntad de que la empresa directamente se vaya, porque los tiene cansados, a pesar de que el polo industrial de Jáuregui tiene más de 30 empresas, y otras también están cuestionadas.

Dino Viotto, miembro de AEVOB (Asociación Eco Vida del Oeste Bonaerense) uno de los impulsores de la lucha, señaló en una entrevista publicada por Noticias Mercedinas, consultado sobre cuántas manifestaciones y cortes de ruta serán necesarios hasta cumplir con el objetivo de cierre de la empresa, indicó: "Esperamos que pocas, pero vamos a hacer todas las necesarias".

Sobre las otras empresas del polo: "Van a tener que tomar nota de esto, y se van a tener que ajustar a las normas y trabajar como corresponde", dijo, "sino vamos a tener que empezar a intervenir nombrándolas a ellas".

Y con respecto a la posición de las autoridades municipales, que no participaron del corte: "En estos días estuvimos reunidos con ellos, dicen que no están ausentes y que están pensando en nosotros. Y que siguen alimentando la causa que se instaló en el fuero penal a fines de año. Allí nos invitan a que todos los que quieran presentarse se puedan sumar. Hay que mover la causa".

Comentá la nota