Curtarsa podrá seguir probando su horno

La Secretaría de Ambiente de Nación juntó a todas las partes involucradas en la contaminación generada por la empresa Curtarsa.
Se resolvieron diferentes compromisos y el próximo miércoles se volverá a encender el horno para reducir barros. Medirán su impacto.

El martes pasado, tal como adelantó este medio en su tapa de la edición pasada, la Secretaría de Ambiente y Desarrollo Sustentable de la Nación fue sede de un encuentro multisectorial que tuvo un único tema de discusión: el funcionamiento de la empresa Curtarsa en el corazón urbano de Jáuregui.

Para definir puntos de acción se encontraron en ese ámbito nacional el titular de esa Secretaría, Homero Bibiloni; la responsable del Organismo Provincial de Desarrollo Sustentable, Ana Corbi; la intendenta de Luján Graciela Rosso, funcionarios comunales y el representante de la curtiembre Raúl Sánchez.

En particular, se dialogó sobre los pasos a dar en una nueva polémica que abrió Curtarsa: la utilización de un horno que ayudaría a reducir la cantidad de barros residuales, al costo de generar más olor en los alrededores de su planta.

Este nuevo intento tiene motivaciones estrictamente económicas. El año pasado se le impidió a la curtiembre continuar depositando los barros en terrenos de la Ceamse (Coordinación Ecológica Área Metropolitana Sociedad del Estado). A partir de ese momento, la firma pasó a tirar esos residuos en la empresa privada Recovering.

En la práctica, el cambio de lugar representó un incremento del costo por tonelada. Imposibilitada de reabrir las cavas que tiene en las cercanías del basural, Curtarsa pretende ahora activar el polémico horno para deshidratar los barros y así desminuir el peso total del peligroso desperdicio.

El acuerdo sellado el martes por todos los presentes le permite a Curtarsa, cuanto menos, seguir probando. En otras palabras, no se impide la utilización del horno.

Según un informe al que accedió este medio, la Municipalidad planteó los siguientes puntos:

- Sujeción a la normativa (vigente).

- Contralor conjunto entre Nación, Provincia y municipio.

- Participación empresaria proactiva.

- Certeza y previsibilidad del sector empresario.

- Importancia del cruce de informaciones sectoriales en el marco de las respectivas competencias y la determinación de los procedimientos específicos implicados. Para ello se pide asistencia de Provincia y Nación.

- Inquietud en atención a los barros, composición y sus destinos finales como así también composición de los efluentes derivados al río (Luján).

De acuerdo a la información oficial, la empresa habría manifestado su voluntad de “cumplir las normas y no causar molestias a los vecinos”.

Además de esa obviedad, Curtarsa manifestó “respeto a las instituciones” por los planteos contrarios al uso del horno y promete, por escrito, “subsanar errores formales”.

El próximo miércoles 25 se realizaría una prueba de ese artefacto para medir su impacto. Sería monitoreada por funcionarios técnicos de Nación, Provincia y Municipalidad. Y Gendarmería llevaría a cabo la toma de contramuestras.

También según la descripción oficial, Curtarsa se mostró dispuesta a recibir monitoreos en agua y aire por parte de la Universidad Nacional de La Plata a cargo de la Comisión Interdisciplinaria de Medio Ambiente (CIMA).

Nación hizo su aporte. Se comprometió a tres puntos:

- Apoyar las acciones de las áreas públicas intervinientes.

- Buscar soluciones aunando esfuerzos públicos y privados sobre la base de las responsabilidades privadas que generan efectos ambientales.

- Obtener un esquema de soluciones que apunten a sostener las actividades, el empleo, con ajuste a normas y preservando la salud de los habitantes implicados.

Comentá la nota