El curismo y sus nuevas alianzas

El viernes, el diputado provincial, Mario Cura, confirmó ante sus militantes, la ruptura con el Frente para la Victoria e hizo un acto de reafirmación con el felipismo. Fueron a la Casita, el bunker que tiene el curismo en Necochea casi Riobamba, unas “trescientas personas”, según dijeron, “de acuerdo a las planillas en las que se iban registrando”, apuntaron.
Números más, números menos, lo cierto es que había mucha gente, algo inusual para una convocatoria de tipo partidaria, máxime en pleno enero, cuando el calor, adentro y afuera, era realmente insoportable.

Se lo esperaba a Roberto Mouillerón, el ex ministro de Trabajo durante la gestión de Solá, quien andaba por Ayacucho y le había manifestado al legislador la posibilidad, aunque no segura, que podría estar en el acto. Pero no llegó. Habló Mario Cura, quien descargó una andanada de críticas contra el Gobierno Nacional, por la ingratitud que habrían tenido con su referente y el maltrato posterior que recibió al tratarse en la Cámara de Diputados la Resolución 125.

Cura orientó su discurso al peronismo, minimizó el rol del Partido Justicialista y enfatizó una postura “movimientista” con la que pretendió dejar en claro la intención que tendría Felipe Solá de cristalizar algunas alianzas con la mirada puesta en las legislativas de este año.

Afuera, la reacción de algunos fue más o menos la prevista: “con Felipe lo acompañamos adónde sea, pero con Macri no, yo me bajo”, advertían.

Comentá la nota