Un curioso decreto que habla de "bajezas " y "mala fe parlamentaria"

Fue la forma de justificar el veto de la ley que se había aprobado con el voto del oficialismo.
Consagra la teoría oficial de que fue un "error" haber votado la ley de Emergencia Agropecuaria, critica la "bajeza política" y la "mala fe parlamentaria" de pretender explotarlo, y hasta califica de ino- portunas las declaraciones de un dirigente del campo.

Lo curioso de estas consideraciones de fuerte tono político, esperables en boca de un ministro o funcionario kirchnerista, es que fueron volcados en el decreto 1128 publicado ayer en el Boletín Oficial, con el que la presidenta Cristina Kirchner promulgó la ley de Emergencia Agropecuaria, al tiempo que vetó el artículo 4° que establecía una baja de retenciones a 37 distritos bonaerenses afectados por la sequía.

El decreto señala que el artículo en cuestión "no dispone ningún beneficio" dado que es la exportación y no la producción la que está gravada por el tributo, y sostiene que "por manifestaciones de los diputados se conoce" que el acuerdo parlamentario entre los bloques no incluía esa exención.

Como si fuera una pesquisa que termina por marcar el camino correcto -el del veto-, el decreto asegura: "Conforme marcan distintas fuentes, el referido artículo fue agregado por error".

"Ese error incurrido en el ámbito parlamentario, que tuvo repercusión en distintos medios, no puede utilizarse mezquinamente para sacar ventajas personales o partidarias. Sacar ventaja de errores ajenos puede ser una expresión de 'picardía política', pero intentar movilizar a los productores en defensa de un artículo de una ley que claramente contradice los acuerdos parlamentarios que dieron marco a su aprobación es un acto de 'bajeza política' y 'mala fe parlamentaria'", apostrofa.

Luego advierte que el "error" puede ser aprovechado para hacer "maniobras elusivas". Con artes de periodista, cita una frase del vicepresidente de CRA, Néstor Roulet: "Si les bajan las retenciones a los distritos de la Provincia (de Buenos Aires), vendemos todo por ahí y listo". En esa cita se apoya para justificar el veto, al asegurar que es "imposible discriminar" el origen de la producción, "como sugieren descaradamente las declaraciones citadas".

Así queda plasmada por decreto la verdad oficial sobre lo sucedido para que el artículo 4° pasara por el filtro de diputados y senadores kirchneristas, obligando al "remedio" del veto presidencial. El extraño caso, de todas formas, seguía siendo ayer la comidilla de las conversaciones en distintos ámbitos políticos.

Detrás del decreto estuvo la pluma del secretario Legal y Técnico, Carlos Zannini, el estratega en las sombras del matrimonio presidencial. No es la primera vez que los decretos del "Chino" Zannini dejan al descubierto perlas políticas bien alejadas de la frialdad técnica que es de esperar en estos géneros legales.

Un notorio antecedente es el decreto 539 que firmó en 2007 Néstor Kirchner para remover a dos funcionarios involucrados en el caso Skanska. Esa vez, Zannini escribió hasta citas textuales que atribuyó al fiscal Carlos Stornelli: "Me los llevo puestos a (Fulvio) Madaro y (Néstor) Ulloa", reveló muy indiscretamente que le dijo al entonces ministro del Interior, Aníbal Fernández.

Comentá la nota