Cura párroco de la Sagrada Familia encabezó movilización ante la violencia que sacude al Puerto y deja sin fieles a la Iglesia

Cura párroco de la Sagrada Familia encabezó movilización ante la violencia que sacude al Puerto y deja sin fieles a la Iglesia
Vecinos portuenses realizaron una movilización en silencio que paradójicamente se escuchó tanto o más fuerte que la anteriores. En este caso marcharon reclamando más seguridad y fue encabezada por el cura párroco Juan Ramón Molina, quien en los últimos tiempos ha visto disminuir la presencia en las misas de la Sagrada Familia ante el miedo de los portuenses de regresar y hallar la casa desvalijada.
"Mar del Plata y el Puerto en particular están sufriendo mucho la causa de la violencia" dijo Molina al referirse a los motivos de la movilización que concretaron unas 200 personas. "Nosotros, en nuestra jurisdicción parroquial todos las semanas , al menos tres hecho de robo seguido de violencia, y últimamente esta muerte de Irene y su hijo Crecencio (Galano)"

Afirmó que "nuestro pueblo tiene un cansancio moral y a su vez la necesidad de impulsar el pedido de una mayor seguridad, porque cuando la vida corre peligro y miramos que se la desprecia y se la mata, debemos actuar"

Reconoció que ha bajado ostensiblemente la presencia de fieles "en nuestra Iglesia. La misa de las l8 horas es una clara muestra. La gente teme a los robos y que al volver a su casa la en encuentren saqueada. Quizás por ahí vienen en otro horario, pero esa que era la hora que venía la familia no lo hace. Pero esto no se da solo en celebración de su fe, sino en los acontecimiento sociales, alguien debe quedarse en la casa para cuidarla"

Molina entiende que " en estos años, de a poco, la familia ha ido cediendo y se ha visto siempre perjudicada. Hoy ellas viven detrás de las rejas por razones de seguridad, independientemente de las dos o tres cerraduras que ponen en la puerta…Encima han debido enrejar las casas. Ellos han quedado de aquel lado de las rejas"

Pidió recuperar "la familia misma, ya que esta cuando no puede contener a sus hijos por las razones que sea, los hijos buscan la calle. Por eso creo debemos retomarla desde sus raíces"

Afirmó que en la Parroquia se han tenido que incrementar las medidas de precaución para evitar se roben elementos de la misma. En tal sentido dijo que "hoy se entra por la puerta de la Secretaria y salvo hecho especiales, la principal se mantiene cerrada. Es una forma de ser precavidos"

Al referirse a la marcha en sí, enfatizó que "la nuestra es una movilización en silencio. Creemos que es mas elocuente que las palabras , como el hecho que una comunidad se ponga en marcha y no está quieta o pasiva en su casa. Es también un signo salir con las velas encendidas. Hay que pensar mas allá de lo inmediato ; la gente quiere participar y ser protagonista de un cambio"

Anticipando que "si fuera necesario la volveremos a reiterar" para acotar por último que "de esta manera la Iglesia está anunciando también de esto, y del modo como lo hace, el Evangelio de la paz, de la fraternidad, de la Justicia. No será en el púlpito, pero no es menos elocuente que la comunidad en la calle exprese este deseo de una mayor seguridad. No estamos diciendo que no la haya, sino encontrar los medios para que sea mas efectiva y que el delito sea prevenido"

Comentá la nota