Con el cura de San Jorge cortaron la Novak por falta de agua potable

Es el primero, en época de altas temperaturas. La protesta fue hecha por quienes están enganchados a una red, de la cual sale agua con altos contenidos de Nitratos y Nitritos. Son asentados del “2 de Febrero” que ayer salieron, junto al padre Rubén, de la Parroquia de San Jorge, a cortar la avenida Jorge Novak. Pidieron por mayor presión de agua y la presencia del aguatero municipal. ABSA en el lugar, prometió solucionar la baja presión y con agua potable de nuevos pozos, para el día de mañana.
Fueron dos horas de idas y vueltas en torno de un grave problema. Grave por el hecho de que ha sido admitida la contaminación del agua y por todos los estamentos en la zona más vulnerable, donde hay más pobreza. Zona de gente enganchada a la red. Gente que no cuenta con la asistencia diaria del aguatero municipal. Idas y vueltas porque en el corte organizado por los vecinos, al rayo del agobiante sol de ayer al mediodía, la mesa de tres patas tenía tan solo dos: Estaban los manifestantes y ABSA, no asi el municipio. Y lo que duró la protesta, no apareció nadie de la comuna. Ni el expeditivo Director de Seguridad, que en todo conflicto aparece con su celular en la oreja pasándole la información a sus superiores. Ayer no fue nadie.

Dos horas, decíamos, en que la pelota fue de un arco al otro. ABSA dejó en claro que tractor con cisterna no tiene, con lo cual la bola cayó en el arco del municipio. El municipio no pudo dar respuesta porque no estaba. La gente que pedía agua. Y asi fue la discusión entre las 11 y las 13 horas. En el medio, el padre Rubén, de la parroquia de San Jorge, acompañando el corte de la avenida Jorge Novak y al frente de la negociación con ABSA

LOS HECHOS

El 23 de Agosto pasado el Municipio de Florencio Varela salió a llevar tranquilidad ante la ausencia de explicaciones de la empresa ABSA sobre la denuncia del Decanato de Florencio Varela de la Diócesis de Quilmes, quien exhibió análisis de tomas de aguas en los barrios de San Jorge, La Esmeralda y Santa Rosa. El secretario de Obras y Servicios Públicos municipal, arquitecto Tomás Vanrell, habló del tema con Varela al Día ante las informaciones en medios nacionales que hablaban de contaminación masiva en todo Varela. “El agua es potable, solo hay problemas con tres sectores bien diferenciados y sobre los que se está trabajando”, dijo el funcionario. Los estudios demuestran altos valores de Nitritos y Nitratos que afectan a mujeres embarazadas y lactantes. Vanrell habló de seguimientos de los Centros de Salud sobre la población.

Ayer en el corte de la Novak los vecinos denunciaron que en la zona de San Jorge había 18 casos de chicos con colitis. La contaminación del agua potable fue el eje de la protesta y la ausencia de presión de agua. A poco de iniciarse el corte, se hizo presente en el lugar Mariano Lebed, gerente de operaciones de ABSA Florencio Varela. El joven funcionario dejó en claro, de entrada, que por la presencia de Nitritos y Nitratos se sacaron de funcionamiento 2 pozos de agua al tiempo que se están construyendo otros 5 para dar mayor caudal. Lebed hizo saber al padre Rubén que la empresa no habrá de cortar el agua a los asentados que están enganchados a la red y que por lo general se acentúa más la baja presión. Los vecinos pedían el aguatero. Recordaron que las primeras cartas de alerta, por la contaminación del agua de red en la zona, las hicieron llegar en Febrero pasado a la comuna y a ABSA. Ayer el malestar los invadía porque el aguatero no llegaba. Lebed pateó el balón a la tribuna y dijo: “ABSA no tiene tractor con cisterna para entrar al barrio. Esto le compete a la municipalidad. Nosotros estamos construyendo 5 pozos para darle agua ya. El de Bélgica y Novak ya está casi terminado. El de Humahuaca y 511 está igual. Con estos dos pozos van a tener la presión que hace falta”. Se hizo un acta. Lebed la refrendó. Por la tarde el funcionario de ABSA diría a Varela al Día que para mañana viernes entrará en funcionamiento el pozo de Bélgica y Novak. Al mismo tiempo confirmó que la comuna habrá de mandar el tractor al barrio. La gente se retiró en paz y pensando en no volver. El aguatero llegó por la tarde, cuando la temperatura era de casi 30 grados.

Comentá la nota