La cúpula del PJ evalúa cuándo aprobar las listas.

Autoridades del consejo y del congreso partidario se reunirán mañana. El Gobierno necesita el voto de 67 de los 100 congresales para imponer la nómina. “Estamos esperando que se nos entreguen las listas”, dijo Olea, presidente del congreso.
La cúpula del Partido Justicialista (PJ) evaluará mañana la fecha de convocatoria al congreso provincial para aprobar las listas de candidatos a senadores y a diputados nacionales.

El anuncio presidencial de que se adelantarán los comicios legislativos de mitad de mandato (previstos en la ley electoral para el 25 de octubre) puso en marcha a la estructura del justicialismo. El propio presidente del congreso partidario, Luis Alberto Olea, reconoció que la proximidad del 28 de junio (fecha propuesta por la Presidenta) impide la celebreación de internas en el justicialismo.

“Evidentemente ya no hay tiempo para convocar a internas. Entonces estamos esperando que se nos entreguen las listas (de candidatos) y, una vez que nos sean entregadas, se las aprobará de inmediato en una nueva reunión”, detalló el intendente de Monteros.

Olea adelantó que mañana se reunirán los miembros del consejo ejecutivo y de la mesa del congreso provincial para coordinar los pasos a seguir. La presencia en esta reunión de la presidenta del PJ, la diputada Beatriz Rojkés de Alperovich, dependerá de la agenda que le marque el Congreso, toda vez que la intención oficial es que el proyecto de modificación del calendario electoral se trate el miércoles en la Cámara Baja.

La aprobación de la conformación de las listas vía congreso provincial, el órgano de mayor trascendencia partidaria, está prevista en la carta orgánica del PJ. Según el artículo 12, inciso “g”, del digesto partidario, el congreso puede designar, por razones de fuerza mayor, los postulantes a gobernador, vicegobernador, senadores y diputados nacionales, legisladores, intendentes, concejales y comisionados rurales. Para evitar los comicios internos, el alperovichismo necesitaría reunir los dos tercios del total de los miembros del cuerpo; es decir, 67 voluntades sobre las 100 que lo componen. Ese paso no significará ningún dolor de cabeza al Gobierno, ya que cuenta con más de 71 congresales afines (los 29 restantes fueron electos por la minoría -el jurismo- en las internas de 2007. El dominio alperovichista se extiende también al consejo ejecutivo, donde obtuvo 14 de los 20 lugares.

Comentá la nota