Una cúpula a la que "no le entran las balas"

La gran mayoría de las Juntas vecinales de Madryn ya se han movilizado, y mañana miércoles está prevista una reunión conjunta en por el insoportable estado de indefensión que manifiestan sus barriadas.
En la Cordillera, la postal no es muy diferente: Esquel se arma y no para la caza precisamente; la Comarca se asusta por los abusos y se protege sola; en Comodoro, tanto los servicios de transportes como la circulación en la vía pública no se considera públicamente garantizadas; en Trelew y el Valle, desarrollar el comercio se considera una profesión de altísimo riesgo -y no por las implicancias financieras o económicas en los tiempos que corren, sino básicamente en su garantía material, mínima expresión de seguridad cotidiana; en Rawson -donde reside legalmente el corazón de la fuerza- se cuentan por más de tres los casos delictivos sucedidos por día; y en Playa Unión, no queda vecino que no haya sido "visitado".

La Policía de la Provincia, encargada de este escenario, da muestras cotidianas de mucho esfuerzo en sus estamentos más básicos, pero de relativísimos resultados y de autismo creciente en su cúpula.

Como se dice en la jerga, pareciera que "no le entran las balas".

Los silogismos ambiguos, las premisas abstractas, las departiciones codificadas y los discursos invertidos parecen gobernar el territorio de los uniformes provinciales en los últimos años. Un proceso complejo que en principio atrajo más adeptos que díscolos, pero que a dos períodos expone ya el desgaste de una vacuidad insostenible, para un reino basado en la materialización de la fuerza y la estrategia, en pos de reversiones concretas.

Los políticos lo saben porque manejan mejor que nadie el discurso que escucha y repite la gente en la calle. Y hoy por hoy, los argumentos no cierran ni de adelante para atrás, ni de atrás para adelante.

El Jefe de la Policía, Juan Luis Ale es un hombre que proviene de los cuadros duros del peronismo, pero al que ahora la tropa le reprocha por lo bajo haberse olvidado precisamente de las bases. Las promesas de una Policía mejor que priorizara a su gente, quedaron lejos. Hoy, hasta los uniformados más fieles reniegan de la política descarnada para con el personal, con sueldos prácticamente congelados, y las más extremas necesidades. Faltan chalecos, no hay balas y las pocas que envían las deben pagar de sus bolsillos los policías, lo mismo que los uniformes y ahora último, hasta los daños que pudieran sufrir los móviles en el marco de la acción cotidiana.

Sin embargo a Ale, ni los cuestionamientos sociales de una realidad innegable, ni los planteos de sus propios dirigidos parecieran preocuparle. Seguro de su rol, Ale se planta como un "atenuador" de conflictos para el Ejecutivo. Especialista en la relativización y fiel incuestionable. De hecho, el origen de su nombramiento se remonta al castigo recibido por el cuál fue dado de baja antes de terminar su carrera, cuando, como Jefe de la Unidad Regional de Madryn, un fin de semana dejó su puesto de trabajo para concurrir a un acto de campaña del dasnevismo en Comodoro durante el gobierno radical. Cuando regresó, tenía sobre su escritorio una comunicación que le anunciaba su relevo. Ale se la "bancó" y hasta aceptó desempeñar un puesto como director de Tránsito para el gobierno de Aristarain mientras programaba su retorno de la mano del triunfo de Das Neves. El premio fue la Jefatura.

Hoy internamente se dice que nadie cuestiona su fidelidad al partido, pero si se comenta sobre una gestión que requiere oxigenación, también por el bien del proyecto.

Algunos especulan con la posibilidad de cambios profundos, otros, con la posibilidad de un giro de 180° en el trabajo que viene desarrollando la Jefatura, pero eso requeriría algo más que autocrítica, condición que ni siquiera está esbozada.

Esta semana, con enormes cuestionamientos sobre los resultados, la cantidad de personal, de herramientas, de financiamiento, el Jefe Comisario (RE) Juan Luis Ale aceptó -en una entrevista exclusiva- plantear su posición, a la luz de la realidad que logra percibir y da sentido a su gestión.

Periodista: ¿Como esta para Ud. la fuerza?

JLA: Estamos tratando de hacerla crecer especialmente en el recurso humano (sic) y también en la capacitación y compra de elementos logísticos, tecnológicos, que nos permitan desarrollar la tarea de forma más eficiente.

Hemos incorporado personal como también se han retirado. Hemos nombrado unos 1400 agentes para Comando, pero se han retirado e ido de baja unos 600.

Por lo que las incorporaciones no han sido demasiadas (sic) teniendo en cuenta el crecimiento poblacional, empresarial, turístico, de construcción. La policía debe seguir creciendo.

Esta prevista la construcción de la cárcel provincial en Trelew, se están refaccionando en Comodoro Rivadavia la Alcaidía donde hubo avances en la refacción, hasta tanto se llame a licitación la cárcel para Comodoro Rivadavia.

Se continúa con la construcción de la Comisaría Segunda en esa ciudad, y estamos corrigiendo falencias o cuestiones que no se llevaron adelante en muchos años.

También se están construyendo vivienda para el personal en buen número. En nuestra gestión entregamos vivienda a 200 agentes y se están construyendo otras en cada localidad, 3 o 4 para servicio. A través del Circulo Policial en Comodoro, se están terminado 72 dúplex en el barrio Prospero Palazzo, y hemos conseguido 50 lotes para viviendas para el personal policial y hay alojamientos para solteros.

En Puerto Madryn por primera vez se están por construir 48 viviendas para el personal -le agradezco al intendente Carlos Eliceche que nos ha facilitado las tierras con mucha rapidez- y luego de eso, la construcción de las viviendas dispuestas por el Gobierno Provincial.

En Trelew están muy avanzadas las obras en la calle López y Planes. Son duplex para el personal policial.

P: ¿El gobernador dijo que observa pocos agentes en la calle, es así?

JLA: Si, hay horarios en que estas cosas pasan por distintas razones que no vamos a explicar detalladamente porque estas notas las leen los delincuentes (sic), y no voy a abundar en detalles. Hay horarios donde no hay suficiente número de agentes, pero reconozco también que en algún lugar, los servicios no están distribuidos convenientemente. Ocurre que tenemos una extensión territorial importante.

En las grandes ciudades poco a poco estamos logramos atenuar los efectos, a veces se logramos por un tiempo pero queremos que haya continuidad y mantener esos servicios, que por lo menos da la convicción a las personas que estamos trabajando mejor (sic).

En Trelew, Esquel, Comodoro y Puerto Madryn he ordenado por escrito que se hagan operativos constantes con mucha permanencia de agentes en la calle y con móviles controlando; y el ciudadano común no debería molestarse por esos controles porque son para su seguridad.

A veces, por más controles que hagamos, nos ocurre un hecho en un lugar determinado y lo nuestro es desarrollar estrategia para controlar esto.

P: ¿Cuántos agentes tiene hoy la Policía?

JLA: Mas de 3 mil hombres en la Agrupación Comando, y unos 800 en el Agrupación Servicios que abarca no sólo a los Administrativos, sino a médicos, enfermeros, mecánicos, carpinteros, electricistas, maestranzas; es decir, en una Provincia donde tenemos sólo 103 Unidades Operativas, donde tenemos que repartir el personal en 150 dependencias, queda claro que ese número de comando no es elevado (léase: es bajo). Tenemos talleres, serigrafía, sastrería, personal de maestranza y administrativo. Somos una estructura grande que no es lo mismo que burocrática.

Recibimos la Jefatura con un 30 por ciento del personal de Agrupación Servicios y hoy estamos en un 20 por ciento, y apuntamos a un 17 o 15 por ciento, pero muchas veces hay que normar personal en Servicios por los retiros que se producen, y hay que prever nombramientos para tener una fuerte presencia en la Fuerza.

P: ¿Por turno, en las ciudades grandes son siete u ocho policías en la calle?

JLA: El ideal en cada Comisaría sería 18 agentes por turno. Es lo mínimo y necesario para que siempre ande alguien patrullando en la calle. Cuando se realizan bien las cosas, se coordina con el Comando Radioeléctrico para que no queden las áreas desprotegidas, pero a veces se analiza desde el desconocimiento algunas cosas.

El Gobernador recama con toda razón presencia de policías en la calle, él quiere que aprovechemos al máximo el recurso humano que tenemos, le explicamos muchas veces cual es la situación y a aceptado sumar más personal en el agrupamiento Comando.

¿Cuántos agentes hay en la circunscripción de Puerto Madryn?

La Unidad Regional de Puerto Madryn es la más chica (sic) porque cubre las Comisarías de Madryn, Gan Gan, Gastre, Telsen y Puerto Pirámides. Son unos 300 agentes de Comando aproximadamente. Es cierto que necesitaría más personal (sic) pero yo estuve haciendo un control esta semana, y me encontré con la grata sorpresa que observé muchos agentes, patrulleros, hombres recorriendo zonas muy alejadas y la Unidad regional está utilizando muy bien el recurso humano.

Cuando egresen los nuevos aspirante vamos a estar aproximándonos a un número importante para las ciudades más grandes, e inclusive para Puerto Madryn.

"Esto se planifica como corresponde, planificamos todo, que nadie piense que no hay planificación", finaliza con una de las frases que resonarán en le grabador por días.

Suena el teléfono un par de veces más en el amplio despacho de la Jefatura. Un gran barco que no va a ningún puerto luce en el medio de la luctuosa sala, y un sillón a rallas recuerda el estigma de un detenido. Al fondo, la espada de San Martín apunta casualmente a la testa del jefe en una fugaz y plástica perspectiva. La mirada se vuelve a la tarea pendiente sobre su escritorio. En sus ojos hay tres blancos. El cronista se despide con un sentimiento extraño, se llevó todas las respuestas, pero también, todas las preguntas.

Comentá la nota