El cupo del mosto, para esta semana

Ya tienen la definición precisa de una de una política vitivinícola regional para esta cosecha -la precisaron Benítez y Mercau, los ministros de la Producción- y sólo faltan detalles que esta semana van a pulir José Luis Gioja y Celso Jaque.
Después vendrán los anuncios formales, probablemente a fin de semana o en la próxima. A saber: la estrategia es apoyar la producción del mosto concentrado suficiente para contar con 120.000 toneladas que satisfagan los pedidos del mercado exportador, y es recomponer el stock de vinos -los tintos, en particular- que está hoy en "rojo" a pesar de que hay blancos abundantes. Yendo por parte, respecto al primer objetivo -el mosto suficiente- los ministros y sus asesores vitivinícolas hicieron los cálculos con modelos tentativos y, si nada cambia en las entrañas de la viña y la Naturaleza no nos brinca en contra, con un 22 % de cupo obligatorio en la elaboración de mostos se podría arrimar a las 120.000 toneladas disponibles, si la cosecha fuera la que calculó el INV durante los festejos de Fin de Año.

Además, habrá que ver si ambos gobernadores apuestan también a duplicar el costo de la multa para quienes no cumplan por lo menos con ese 22 %. Aquí se dijo que la pretensión es llevar la multa a 6 pesos por quintal, porque no se actualiza desde diciembre del 2004. Para complementar ambos propósitos los ministros ajustaron la semana pasada la propuesta de apoyo financiero para cosecha y acarreo y fundamentalmente para recomposición de stock y en particular para fomentar la elaboración de buenos mostos. Incluso hay rumores de que los gobiernos están midiendo las consecuencias financieras de dar crédito a tasa cero a los elaboradores-exportadores de mosto, siempre sobre la base de que hagan llegar precios saludables al productor viñatero.

Tanto en Desamparados como en el Barrio Cívico -en las cámaras hay prudencia y expectativas porque los precios se sostienen- se proponen además, cuidar que la elaboración de vinos tienda a recomponer los stock venidos a menos durante la pasada temporada, por la floja cosecha del 2009 y una elaboración que no alcanzó a corresponder a la intensa demanda de tintos. Dicen aquí los asesores que si se consiguiera hacer un promedio regional del 22 % de mosto sulfitado y los números de cosecha y demanda del INV fueran los conocidos, podría llegarse al final de la próxima temporada de consumo interno y exportación, con un stock equivalente a 4 meses de despachos, que se descompondrían en 0,5 meses en tintos y 6 y 7 meses de blancos. Es decir, el problema es claro: nos faltan tintos y nos sobran blancos, que están siendo duramente golpeados por la cerveza. En la mesa de los ministros andan tentando propuestas para después de la cosecha, que implicarían apoyos financieros y operativos exportadores de granel blanco, para descomprimir el mercado de los escurridos y a la vez, evitar que el de los tintos dispare a valores que la góndola no perdonaría. Por otra parte, las campañas de promoción del consumo interno y externo, tendría esta temporada un componente especial para difundir las bondades de frutado, perfume y color de nuestros exquisitos blancos, que además, dicen los enólogos, esta cosecha podrían tener condiciones favorables para elaborar buen elixir.

Comentá la nota