Cupo femenino también para centros vecinales

Eliminaron la prohibición de ser vecinalista y dirigente político en forma simultánea.
El Concejo Deliberante de Córdoba aprobó por mayoría un proyecto que reformula la actual norma de centros vecinales e impuso dos modificaciones importantes: eliminó la actual prohibición que tienen los ciudadanos para ser, al mismo tiempo, autoridades de un centro y de un partido político; y también hizo extensivo a esas organizaciones la ley de cupo femenino, con lo cual las listas de candidatos a autoridades vecinales deberán repartirse por partes iguales entre hombres y mujeres.

Otra modificación significativa a la norma actual, y que seguramente traerá cola, es la obligación que los concejales le impusieron al Departamento Ejecutivo municipal para que garantice el acceso de cada centro vecinal a un inmueble que le sirva de sede propia. Si bien se trata de una vieja demanda de vecinalistas, nadie aclaró cómo se financiará esa infraestructura.

Todas estas modificaciones estaban contenidas en un proyecto que impulsó la bancada del Movimiento de Acción Vecinal (MAV) que lidera Olga Riutort, quien no logró que se apruebe sólo uno de los cambios que proponía, como lo es la intención de cambiar el esquema de reconocimiento legal de los centros.

El MAV pretendía restituir a la Provincia la potestad exclusiva para otorgar personerías jurídicas, en desmedro del municipio, pero la mayoría de los concejales optó por lo contrario: la personería seguirá siendo municipal, aunque con la salvedad de que todos los trámites que se realicen en ese ámbito se comunicarán a Inspección de Sociedad Jurídicas provincial para llevar también allí un registro de lo que ocurre con el vecinalismo de la Capital.

El proyecto demandó mucho debate en el recinto porque llegó sin un despacho previo consensuado y porque algunos bloques votaron en forma variada cada uno de los artículos. Por caso, a la eliminación de la incompatibilidad para ocupar cargos partidarios y vecinales sólo no la acompañaron los 13 juecistas (ocho del Frente Cívico y cinco vicentistas).

Pero en cambio al cupo femenino, lo rechazaron sólo seis de los ocho juecistas (excepto dos mujeres) y también los seis radicales, mientras que sí dieron su apoyo a esa iniciativa las cinco mujeres que integran el bloque Frente Progresista (vicentistas).

Comentá la nota