Cupeiro, Colunga y la carta al ex secretario.

Cupeiro, Colunga y la carta al ex secretario.
Si las negociaciones que desencadenaron la compra del avión que enterró a Jaime tendrían que definirse en un espacio geopolítico, San Isidro sería el lugar predilecto. En un radio de pocas cuadras, Jorge Cupeiro, Carlos Colunga y Manuel Vázquez se conocieron casi de casualidad. Cupeiro y Colunga, cada vez que pueden, se escapan a recordar viejas andanzas a Pepino, una emblemática confitería de la zona norte.
A pocas cuadras, en la zona más top de San Isidro, vive Vázquez, presidente internacional del Grupo CYAES, un fondo español, con inversiones en Rumania, España, Brasil, India y Costa Rica (ver recuadro). Así, sin muchas charlas previas, arrancó el operativo Lear Jet. También forma parte del consejo directivo de Coimex, una compañía en Brasil.

Cupeiro es un ex piloto de Turismo Carretera, icono de la década del noventa y ex socio de Zulemita Menem en la concesionaria Toyota. Como buen amante de la aviación, durante muchos años Cupeiro le cedió el manejo de su helicóptero a Colunga y la relación siempre fue más lejos, aunque el directivo de Macair nunca logró convencerlo para incurrir en el negocio aeronáutico. La oportunidad llegó.

Colunga asegura que sólo vio a Jaime una vez en su vida y que en ese encuentro, el ex funcionario le fue con los tapones de punta: "Ustedes representan otro proyecto de país". Sin embargo, Jaime nunca puso reparos cuando el grupo Cirigliano le alquilaba aviones de Macair para sus vuelos privados. Además, Colunga también se benefició con Jaime. Varios de esos vuelos fueron pagados a Patagonia Flight Services, una empresa de su propiedad en sociedad con Luis Grande, dueño de la empresa de taxi aéreo Baires Fly. Esta última también habría participado en el proceso de compra, antes del desembarco de Macair.

PERFIL tuvo acceso a una carta que habría sido firmada por Leonardo Maffioli, Director General del Grupo SOCMA. Esa carta le fue entregada a Vázquez para que llegue a las manos de Jaime. En esa misiva, Maffioli le presenta tres negocios que a Macair Jet le significarían una facturación de 50 millones de dólares anuales y que de "considerarlos razonables" los "profundizarían con un grado mayor de detalle". Se aclara que ninguno de los "negocios mencionados" son competitivos con Aerolíneas Argentinas y se adjunta una hoja con los cinco expedientes que Macair tiene pendientes en la Secretaría de Transporte: Solicitud de Operador Regular; Solicitud de Ingreso al Régimen de Subsidio al Combustible; Solicitud de Renovación de la Calidad de Operador no Regular con Vuelos Exploratorios y Solicitud de Autorización para operar la Ruta Resistencia-Asunción.

PERFIL se comunicó con Maffioli para obtener más datos de esa carta. En un principio, Maffioli negó haber escrito esa carta . "No manejo tantos detalles", aseguró. "Estamos muy tranquilos. Nosotros con ese avión no tenemos nada. No sé qué decirte", finalizó el directivo de SOCMA, que luego dijo no "recordar" y derivó el tema con Colunga, que llamó a este cronista y confirmó la existencia de esa carta.

Manuel Vázquez, un "experto internacional"

"Jaime no hace nada sin el permiso de Vázquez", dice una fuente que tuvo que enfrentar los designios del ex secretario de Transporte. Hasta hoy, poco se sabía del "operador" preferido de Jaime. Vázquez forma parte del grupo Controles y Auditorias Especiales, dueños de Celular Star, una compañía española de servicios para celulares y de CAESA una consultora que según su sitio en Internet tiene como socios a Emepa, Alstom y TBA, todas empresas vinculadas con la secretaría de Transporte. Ayer, el sitio fue levantado. Además, fue ejecutivo de la empresa Bunge y Born y es presentado como un "experto internacional en negocios de control y con el sector público".

Según el registro de audiencias, Vázquez mantuvo reuniones con Jaime como representante de ALL (América Latina Logística), una empresa brasileña líder en el mercado de la logística ferroviaria que fue beneficiada por el ONABE (Organismo Nacional de Administración de Bienes del Estado) con el otorgamiento de terrenos adyacentes a las vías ferroviarias.

Comentá la nota