Cuotas de $ 800 a $ 1.000 en el plan para comprar autos

Los montos variarán según el tipo de préstamo y el valor del vehículo elegido. Las terminales ofrecerán 12 modelos de baja gama, que tendrán un precio acordado con el Gobierno. Se busca asegurar la venta de 100 mil autos más en 2009.
Plan de ahorro, crédito prendario, tasas fijas y también cuotas ajustables por el valor de mercado del vehículo. Importes por cuota entre 800 y 1.000 pesos. Ingresos mínimos por persona de 2.500 pesos mensuales, o algo más de $ 5.000 por grupo familiar.

Con esos elementos, hilvanados entre sí de modo todavía precario, el Gobierno comenzó ayer a dar un contorno a la línea de crédito de la ANSeS por 3.100 millones de pesos, para facilitar la venta de 100.000 autos cero kilómetro.

Lo anunció sobre el filo del mediodía la ministra de la Producción, Débora Giorgi, en una Casa Rosada desierta de funcionarios, sólo habitada por el personal de seguridad, granaderos y turistas que se sacaban fotos en el Patio de las Palmeras. Junto a Giorgi estuvieron el secretario de Industria, Fernando Fraguío, y el titular de la ANSeS, Amado Boudou.

El plan será aplicable sólo para la venta de 12 modelos (dos por cada terminal, uno local y otro brasileño). La gente podrá optar por un plan de ahorro de 60 cuotas con la entrega asegurada en los primeros 12 meses, un crédito prendario de 31.000 pesos a tasa fija (el cliente tendrá que aportar la diferencia), o un sistema de crédito que combina tasa fija y tasa variable. En el ámbito de las concesionarias, se asegura que el tope de tasa que les fijará la ANSeS a los bancos será del 15%, pero ningún funcionario arriesgó hasta ahora un número de referencia.

Por ejemplo: con una tasa del 15%, a cinco años, un auto de 40.000 pesos exigiría una cuota de poco más de 900 pesos por mes. Si la tasa efectiva mensual (con gastos incluidos) quedara en 20%, esa cuota subiría cerca de 1.000 pesos. Las cuotas de los planes de ahorro, dijo Giorgi, serán entre 800 y 840 pesos (ver página 4).

Los anuncios de ayer forman parte del paquete crediticio por 13.200 millones de pesos, anunciado la presidenta Cristina Kirchner el jueves, en Olivos. Una semana antes, la Presidenta también había anunciado el envío al Congreso de una ley para blanquear capitales, deudas impositivas y trabajadores en negro. También prometió un plan de obras públicas por 71.000 millones de pesos. Con esa batería de medidas, el Gobierno procura amortiguar el impacto de la crisis financiera internacional, que hasta el momento se tradujo en una desaceleración del crecimiento económico, así como suspensiones y despidos en el sector automotor, curtiembres, frigoríficos y algunos bancos.

"Con todas estas medidas se apuntalan un millón y medio de puestos de trabajo", dijo Giorgi, de vestido blanco y maquillaje impecable, en lo que fue su primer anuncio como funcionaria de este gobierno. En el armado del paquete -aseguran en la Casa Rosada-, participaron también el jefe de Gabinete, Sergio Massa; el secretario de Comercio, Guillermo Moreno, y el titular del Banco Central, Martín Redrado. "La ley de moratoria impositiva también tiene esta lógica", dijo Massa a Clarín. "Muchas empresas chicas no podían acceder al crédito, por la mochila fiscal, porque no podían justificar sus ingresos o por no tener blanqueados a sus trabajadores", añadió.

Giorgi anticipó que están trabajando para lanzar además, antes de fin de año, una línea de créditos personales para financiar la compra de bienes y servicios como electrodomésticos, muebles, materiales para la construcción y hasta paquetes turísticos. Boudou y Redrado estaban definiendo anoche la primera licitación: sería entre el lunes 15 y el miércoles 17, de 350 millones de pesos para los autos y otros $ 250 millones para créditos personales, de hasta 5.000 pesos por persona.

Comentá la nota