La cuota del plan oficial duplica a las vigentes

El Gobierno plantea $ 840 al mes para el plan de ahorro, cuando en el mercado van de 300 a 600. A favor: plazo más corto.
¿Será verdad que la primera impresión es la que cuenta? Hoy por hoy, una persona interesada en comprar un cero kilómetro seguramente advertirá que las cuotas que rigen en los actuales planes de ahorro son mucho más baratas que las planteadas en el plan del Gobierno.

Más allá de las diferencias de marcas y modelos, los vehículos que estarán incluidos en el programa oficial tienen hoy un costo mensual que va de 350 pesos a 600 pesos si se incluyen también los gastos administrativos y seguros. En cambio, la ministra de la Producción, Débora Giorgi, planteó cuotas que irían de 800 a 840 pesos finales, el doble del promedio del mercado. Igual, hay algunas diferencias que parecen jugar a favor del plan oficial.

Plazos. Mientras la mayoría de los planes ofrece hasta 84 cuotas, el Gobierno apunta a esquemas de 48 a 60 cuotas. En la infografía se pueden ver ejemplos de planes con cuota pura (se obtiene al dividir el saldo en la cantidad de cuotas establecida), a la que se suman gastos administrativos, seguros y la actualización del precio del auto, que supone unos 150 pesos más.

Contado. Los planes tradicionales tienen entregas al contado que van de 25 al 30 por ciento (también hay de 40 y 50 por ciento) y aceptan el usado como parte de pago. El Gobierno, en cambio, propone un pago de 20 por ciento y en principio, no se aceptaría un usado menor a cinco años.

Entrega. Es uno de los puntos clave, ya que en la actualidad, para acceder rápidamente al vehículo hay tres caminos. Uno es el sorteo, que depende exclusivamente del azar. Otro es la licitación, en general a partir de la segunda cuota, lo que implica realizar la oferta más alta del grupo, pagar para pedirlo y luego para retirarlo. En este caso, la demora va de 30 a 60 días hábiles según el vehículo. Por último, están los planes con entrega pactada en una determinada cuota, pero obligan al cliente a pasarse a una financiera o banco, con tasas de interés anuales que van de 25 a 33 por ciento, y un nuevo plan de no más de 60 meses.

El Gobierno, en cambio, promete entregar la unidad en el primer año del plan, aunque no está claro si el beneficiario pasará a un nuevo esquema de financiamiento, aunque de ser así, se apuntaría a tasas reducidas.

Precios. Se supone que será otra diferencia. “Aún no está fijado, pero hay un compromiso de terminales y concesionarias para resignar rentabilidad a fin de ofrecer un precio atractivo”, afirmó Mariano Cid, presidente de la regional Córdoba de la Asociación de Concesionarios de Automotores (Acara).

¿Será más barato? Hoy nadie arriesga si el plan oficial será o no más barato que los actuales esquemas. Los vendedores se quejan por la caída de la demanda y aseguran que en los últimos días, la falta de precisiones sobre las medidas del Gobierno han obstaculizado aún más las operaciones.

“Es difícil de precisar el valor final, pero creemos que la ecuación económica será mucho más conveniente. En lo financiero, hay que esperar los números finales, pero mucha gente estuvo tomando financiamiento bancario a 40 meses con tasas que llevan las cuotas a más de mil pesos”, agregó Cid.

Consideró que en la mesa también deberían estar las aseguradoras y los estados provincial y municipal.

“En Ingresos Brutos se paga una tasa de 2,95 por ciento para vehículos Mercosur y cuatro por ciento para los extrazona. Pero la actividad debería ser gravada por el margen y no por el total de facturación. Hoy, nuestro margen ronda el ocho por ciento, pero la carga impositiva se come 82 por ciento de esa ganancia”, señaló.

Blance previo

En contra. El plan oficial contempla pagos mensuales que duplican o más las cuotas actuales, aunque se cancela en menos meses. Además, hay que probar un ingreso familiar de 5.200 pesos.

A favor. El vehículo se paga en menos tiempo (cuatro a cinco años); la entrega se realiza en el primer año y el pago de contado no superaría el 20 por ciento del valor final. Además, se espera que el precio del auto sea 15 por ciento menor que el actual.

Comentá la nota