El cuñado de CFK asumió en un laboratorio salpicado por la mafia de los remedios

El escándalo de los medicamentos falsificados benefició al cuñado de Cristina Fernández de Kirchner, Jorge Citate, nombrado como titular del Laboratorio Central de Salud Tomás Perón por el ministro bonaerense Claudio Zin.
La pareja de Giselle Fernández asumió el 15 de septiembre último, luego de que Zin separe de su cargo al responsable del Laboratorio, Sebastián Marotz, sobrino de Alberto Costa, el subsecretario despedido por estar involucrado en la investigación del juez federal Norberto Oyarbide en la causa por la "mafia de los medicamentos".

El nombramiento de Citate se dio días después de que los legisladores bonaerenses oficialistas frenaran inesperadamente la conformación de una comisión investigadora en la Legislatura para monitorear la gestión de compra de medicamentos. Pese a que los diputados del Frente para la Victoria estaban dispuestos a aceptar la creación de la comisión propuesta por la oposición, a último momento se decidió no aprobarla.

"La marcha atrás se dio por un pedido directo de Kirchner, quien salió a bancar a Zin cuando Scioli le soltó la mano por los remedios truchos e inmediatamente nombran a Citate", explica un legislador a PERFIL.

El cuñado de Cristina Fernández, de 52 años, es médico veterinario y bacteriólogo clínico e industrial. Entre otros cargos, con 27 años de servicio en el Laboratorio, dirigió el Departamento Antirrábico y Vacunas Virales, estuvo a cargo de la División Cultivos Celulares y de la División Vacuna Antidiftérica del Departamento de Sueros y Vacunas. "Es un muy buen profesional", dicen sus compañeros ante PERFIL, aunque dudan de su capacidad para conducir el laboratorio.

El 30 de agosto, este medio publicó una nota en donde los trabajadores estatales denunciaban que el establecimiento posee la planta de producción de medicamentos totalmente paralizada y acusaban al Gobierno de "beneficiar a los laboratorios privados".

En 2002, este organismo llegó a producir siete millones de comprimidos de medicamentos con los que abastecía a los hospitales municipales y provinciales.

Sin embargo, desde 2007 comenzó a bajar la producción y ya lleva un año y medio sin producir medicamentos. Pese a que desde el Ministerio de Salud dijeron que en septiembre se comenzaría a producir, hasta ahora no hay movimientos de máquinas. Citate espera órdenes de Zin para hacerlo.

Comentá la nota