El Rey cumplío con el ritual de la fiesta en elefante

El Rey cumplío con el ritual de la fiesta en elefante

El equipo de Don Torcuato dio dos vueltas olímpicas ?una con la copa oficial? y festejó largamente el tetracampeonato, montado sobre su tradicional mascota

"¡Un minuto de silenciooo... para el CASI que está muerto!" Minutos después de una nueva consagración ?la cuarta al hilo? el vestuario de Hindú explotó. Sus jugadores, entrenadores y allegados, se desgañitaron para celebrar la sana costumbre de ganar una final.

Antes, los jugadores, desperdigados por la cancha que los consagró otra vez campeones, se enfundaron en una camiseta azul y amarillo ?sus tradicionales insignias? que de un lado tenía cartas de póker con las leyendas 06, 07, 08, 09 ?en alusión a los torneos ganados? y debajo llevaba la inscripción "Ruso", en homenaje a Lucas Ostiglia, el guerrero que ayer jugó su último partido. Detrás, la remera mostraba un juego de palabras: "Don Torcuatro" , mezcla del lugar donde está enclavado el club y la cantidad de títulos conseguidos en forma consecutiva.

Los jugadores hicieron carne del éxito. "Soy el pibe más feliz del mundo", reconoció la indiscutible figura del partido, Belisario Agulla, autor del primer hat-trick de tries en la historia de las finales a partido único de la URBA. "La verdad es que no me doy cuenta de eso. Soy uno más. Los nombres van y vienen. Hoy me tocó a mí", indicó.

Sobre la claves de Hindú para alzar otra vez la copa, Agulla comentó: "Esfuerzo y humildad, ya que nunca nos creímos mejores que nadie. Además, tuvimos sacrificio y supimos disfrutar del rugby". Además, el wing se refirió a su partido consagratorio: "No pensábamos que iba a ser tan duro. La clave fue que en el segundo tiempo tuvimos más decisión y golpeamos en los momentos justos. Después, fue todo tackle y defensa".

Al igual que Agulla, Nicolás Fernández Miranda se subió al elefante instantes después de terminado el partido. Una persona con una careta azul tiraba de un riel para guiar al animal?mascota, que fue testigo de todo el encuentro colgado en una grúa detrás de una de las haches . "No quiero dejar de destacar a los entrenadores, que se matan y se esfuerzan como ninguno. Y también quiero destacar al Chori Senillosa, que es el mejor capitán en la historia del club". La emoción irradiaba de un jugador a otro. "Estoy feliz de la vida. Es mi segundo año en primera y ya tengo dos campeonatos", dijo Iván Perok. Santiago Fernández, en cambio, se refirió a su futuro en el club: "No sé si fue mi último partido. Tengo alguna oferta de Sudáfrica ", confesó.

En el vestuario perdedor, habló el capitán Juan Ignacio Campero, el capitán del CASI: "Se batalló muy fuerte, pero nos condenó la indisciplina. Hindú fue más eficaz cuando cruzó la mitad de la cancha". Y deslizó un reconocimiento para los flamantes tetracampeones: "Este equipo salió a flote en las difíciles. Sobre el éxito es muy fácil construir". El centro Norberto Tucho Méndez se lamentó por la oportunidad perdida: "Esperemos que el año que viene podamos dar ese pasito que nos faltó. Hay que retirarse con la cabeza bien en alto".

Comentá la nota