Cumplió un año el primer centro de rehabilitación de adictos

Es La Fazenda, situada en El Duraznillo, en la zona rural de la Capital. Funciona a cargo de la iglesia y con apoyo estatal.
Con un marco de comunidad se celebró el primer año de vida de la Fazenda "Virgen de Lourdes" y que trabaja para rehabilitar y reinsertar jóvenes con problemas de adicciones en nuestra sociedad.

La ceremonia se llevó a cabo con un importante marco de familiares de los jóvenes que se encuentran en tratamiento en el lugar, además del secretario de Prevención de Adicciones, Alberto Andalor; la diputada nacional, Hilda Aguirre de Soria y el obispo de La Rioja, monseñor Roberto Rodríguez.

Andalor señaló que "esta es una obra que crece día y a día con autogestión y con gente como la diputada Soria que vuelcan su tiempo para ese crecimiento" y consideró que este establecimiento "es fundamental para la recuperación de los chicos".

Explicó que el ingreso de los jóvenes al tratamiento se da por su propia voluntad, ya que escriben una carta exponiendo su deseo de recuperarse y de esa manera se incorporan al proceso de rehabilitación.

"En el momento de la inauguración eran pocas personas, hoy en cambio vemos alrededor de 300 personas que nos acompañan y que actúan como agentes multiplicadores de esta obra, lo cual nos llena de satisfacción", expresó Andalor.

Dentro de la Fazenda se vive un ambiente de comunidad, el cual motiva a llegar a los objetivos planteados que son la recuperación de los valores y los buenos hábitos en los jóvenes que son victimas de la drogadicción.

"En la Fazenda, los hábitos de fraternidad son primordiales, respetando horarios y costumbres de una buena vida. También se genera un hábito de tareas como cuidar el parque, los animales y su propio hábitat. Los pilares de la Fazenda son fraternidad, trabajo y espiritualidad, con ellos los chicos reconstruyen su camino", indicó el secretario.

La diputada nacional, Beba Soria, una de las impulsoras de esta institución y presidenta de la fundación "Vamos a andar", se mostró agradecida con el padre Jorge Pérez, que está al frente de este emprendimiento que lleva adelante una tarea social muy fuerte.

"La Fazenda concluyó su etapa más difícil, ya que el primer año de una institución cuesta mucho; esto se logra porque tenemos un gobernador que está atento permanentemente a las necesidades que van surgiendo y una comunidad que acompaña siempre", dijo.

"Estamos agradecidos y esperanzados porque se sigue caminando con esta obra; este año se concretó la ampliación y llegó el servicio eléctrico, de manera que pasan muchas cosas lindas con este trabajo", enfatizó Soria.

La legisladora nacional fue la encargada de llevar los saludos del gobernador Beder Herrera a los jóvenes de la Fazenda, además hizo entrega de un juego de metegol que fue recibido por Oscarcito, quien ingresó el 30 de agosto del año pasado y está a punto de concluir su tratamiento para reinsertarse en la sociedad.

Comentá la nota