Se cumplen dos años de la salida de Maza del gobierno

Se cumplen dos años de la salida de Maza del gobierno
Y desde que Beder Herrera tomó el control político de la provincia, luego avalado por el voto popular. Un sector del actual Frente de la Esperanza, el espacio que cobija al mazismo, lo recuerda como un "golpe de Estado institucional, perpetrado ideológicamente y manipulando sin verguenza a las instituciones democráticas". En un documento político, el partido Compromiso Riojano menciona también la "falta de independencia de la justicia". Y le pide a la comunidad que analice si han existido mejoras en los dos últimos años.
El gobernador Luis Beder Herrera cumple este viernes 13 dos años consecutivos en el máximo peldaño del poder político provincial. Es que un 13 de marzo de 2007, la Legislatura, integrada por casi los mismos diputados que la habitan actualmente, suspendía en el ejercicio de sus funciones al entonces gobernador Ángel Maza y le iniciaba un juicio político que terminaría con su destitución un mes después, el 13 de abril.

Luego, el mandato del entonces vicegobernador fue validado por el electorado en los comicios de octubre de ese mismo año, cuando la gente consagró a Beder Herrera con su voto mayoritario y lo puso a cargo de la Gobernación hasta 2011.

Maza fue desplazado porque su gobierno habría cometido presuntas irregularidades en la expropiación de tierras en la zona sur, donde luego se construyó la Avenida de Circunvalación. Sin embargo, el argumento que sirvió para dar curso al juicio político y la destitución no fue suficiente para configurar delito alguno. De ese modo, Maza fue apartado del poder pero considerado inocente de infringir leyes.

Esa situación dejó al descubierto la raíz del problema: un duro enfrentamiento político con el entonces vicegobernador, Luis Beder Herrera, quien aspiraba a ocupar la Gobernación y el mazismo parecía pretender cerrarle los caminos.

Todo terminó en un bochornoso episodio cuando Maza, ese 13 de marzo, resistió junto a varios de sus funcionarios en el interior de la Casa de Gobierno, que fue seriamente dañada con incendios parciales y destrucción de mobiliario y documentación, hasta que la policía ingresó y desalojó el edificio con el suspendido gobernador incluído.

Por esos desmanes, y por los daños provocados tres meses antes, el 14 de diciembre de 2006 en la Legislatura, se sustanciaron causas judiciales que, al parecer, terminaron "cajoneadas" y sin condenas de ninguna índole ni reparación alguna del daño provocado.

Para el gobierno, este "aniversario" de Beder Herrera en el poder no parece merecer pronunciamiento alguno. Y el mazismo lo recordó sectorialmente, a través de uno de sus integrantes, el partido Compromiso Riojano.

Escribe Carlos Chacón, titular del partido Compromiso Riojano

Este 13 de marzo se cumplen dos años del golpe de Estado institucional más absurdo que ha tenido nuestra provincia, perpetrado ideológicamente por quien en su tercer intento por ser gobernador, apeló a la vía más directa, manipulando sin vergüenza las instituciones democráticas y a todos aquellos que fueran funcionales a los objetivos de llegar al poder pleno por cualquier medio.

En esa época, no faltaron escrúpulos a la hora de legislar y cumplir con los requerimientos del actual gobernador; cuando en un trabajo sin precedentes y sin motivos que ameriten tan ardua tarea legislativa; los diputados sancionaron una cantidad de leyes, algunas luego derogadas, cuya única finalidad fue limar al poder ejecutivo provincial hasta ese momento en cabeza de Angel Maza. Así entre gallos y media noche, se cometía un atropello sin precedentes a la calidad institucional tan declamada y nunca instrumentada en nuestra provincia.

No tan sólo el ataque institucional fue contra el ejecutivo provincial; sino que también cayeron presa de tan tremenda cacería algunos jueces, quienes si no se encuadraban en filas bederistas, eran pasibles de inconsistentes juicios políticos.

Algunos de esos jueces, de notable y destacada trayectoria se animaron y hasta asimilaron al Dr. Beder Herrera y a determinados legisladores con el famoso cuento de Alí Baba y sus cuarenta ladrones.

Fue memorable y descomunal la denuncia presentada por el Dr. Martínez, integrante del Superior Tribunal, quien se vio forzado a renunciar luego de tan decidida voluntad de no torcer sus principios. A él le siguieron en el término de muy poco tiempo otros cuatro jueces. Toda una cacería que no debemos olvidar, y cuya finalidad fue dejar una función judicial paralizada para impartir justicia en total libertad.

Esta falta de independencia del Poder Judicial, hizo imposible que el ex gobernador Maza fuera oído en sus legítimos reclamos de apelación por la flagrante violación al derecho de defensa que sufrió en el proceso por el cual se lo destituye, y luego se lo inhabilita en un proceso de juicio político sin precedentes por sus aberrantes errores formales y materiales que dejaron a Maza en un real estado de indefensión; se cumplió al pie de la letra con el cometido de proscribir al entonces gobernador. Parecía ser el único método eficaz para dejar fuera de juego a quien era y es para el gobernador Beder Herrera, un real y seguro competidor difícil de vencer.

Podemos estar de acuerdo o no con el modelo que ha tenido la conducción de Maza, seguramente han existido errores, que incluso yo mismo he criticado; pero, si la voluntad popular sigue dando mandato mediante el voto o aprobación para los hechos o acciones de gobierno, se debe esperar que normalmente se cumpla el juego democrático.

Quien pretenda llegar al poder mediante la proscripción de cualquier dirigente político, merece el desprecio y la negación del reconocimiento de la legitimidad de quien detenta los atributos que delega el pueblo.

Por eso, debemos tener memoria y pensemos seriamente en qué hemos mejorado en estos dos últimos años. ¿Hay calidad institucional cuando quien está sentado en el poder entró por la ventana?, ¿Hay legitimidad de origen cuando quien gana una elección lo hace en base a la proscripción de otro candidato?,¿Hay vigencia de las instituciones democráticas cuando se utilizan para su propio provecho?. ¿Existía dos años atrás una crisis social o institucional por la que se debía desplazar del poder al gobernador Maza? ¿Existió un juicio justo e imparcial para que se establezcan todas las defensas que la Constitución proclama?

Ninguna legitimidad es posible cuando se ha viciado su origen. Toda proscripción debe ser rechazada, y de esto sabemos mucho los que nos adoctrinamos en el justicialismo; por eso, a dos años del golpe institucional perpetrado contra la voluntad popular, debemos tener memoria para defender los principios democráticos y nunca más avalar a quienes usan métodos totalitarios.

Comentá la nota