Cumbre tripartita entre Obama, Netanyahu y Abbas en Nueva York

El presidente estadounidense Barack Obama mantendrá el martes una reunión junto con el primer ministro israelí Benjamin Netanyahu y el presidente de la Autoridad Palestina Mahmoud Abbas para tratar de reactivar la negociación de paz entre ambas partes, dijo la Casa Blanca.

El encuentro, el primero entre los tres hombres, se realizará en Nueva York, donde tiene lugar la próxima semana la Asamblea General de Naciones Unidas.

Obama se encontrará con cada líder por separado antes de la sesión conjunta con ellos, dijo en un comunicado divulgado el sábado el portavoz de la Casa Blanca Robert Gibbs.

La oficina de Netanyahu dijo en un comunicado que el jefe de Estado israelí había adelantado su partida hacia Nueva York al lunes desde el miércoles con el propósito de verse con Obama y Abbas.

"El primer ministro Benjamin Netanyahu expresa su beneplácito por la invitación de Estados Unidos para las conversaciones con el Presidente Barack Obama y para un encuentro trilateral con el Presidente Obama y el Presidente de la Autoridad Palestina Mahmoud Abbas", dijo el comunicado.

Un asesor de Netanyahu agregó, "el encuentro se realizará sin condiciones previas, como siempre quiso el primer ministro".

El viernes la Casa Blanca había expresado cautela sobre la probabilidad de una reunión de los tres. Los responsables dijeron que el evento ilustraba el compromiso personal del presidente con la paz en Oriente Medio.

El enviado especial estadounidense George Mitchell acaba de terminar una semana de visitas relámpago en misión diplomática en la región, pero no tenía mucho que mostrar como resultado de sus esfuerzos pues Israel y los palestinos se aferraron a sus posiciones contrapuestas con respecto a los asentamientos judíos.

Si bien los funcionarios de ambas partes son reticentes a rechazar la invitación de Obama para un encuentro, también han reconocido que una fotografía y un apretón de manos en la ONU no alcanzarán para relanzar el proceso de paz si no hay cambios sustanciales en las posturas negociadoras.

Gibbs dijo que el encuentro continuará los esfuerzos de Estados Unidos "para establecer la base de un relanzamiento de las negociaciones, y para crear un contexto positivo para que esas negociaciones puedan ser exitosas".

Mitchell, un ex senador reconocido por su contribución a la paz en Irlanda del Norte, elogió a Obama por tomar cartas en el asunto.

"Es otra señal del profundo compromiso del Presidente para asegurar la paz que él quiere entablar personalmente en esta coyuntura", dijo Mitchell en el comunicado de la Casa Blanca.

Señaló que Estados Unidos continúa con sus esfuerzos para "asegurar que todas las partes sean responsables de la paz y creen un contexto positivo para retomar las negociaciones".

Un funcionario estadounidense que habló bajo condición de anonimato dijo que no se prevé que salga ningún anuncio del encuentro, pero que él notaba la importancia del gesto, menos de un año después de una guerra de Gaza y varios meses después de la formación del Gobierno de Netanyahu.

"Estos tres líderes se sentarán en la misma habitación y continuarán ajustando las diferencias", dijo el funcionario.

El encuentro se produce durante un momento frío en las relaciones entre Israel y Estados Unidos, pues Netanyahu, en el poder desde marzo al frente de una coalición derechista escéptica de las intenciones palestinas, desafía la demanda de Obama de que limite la construcción de asentamientos.

Netanyahu ha ofrecido un freno de la edificación en Cisjordania por nueve meses, según funcionarios israelíes.

Los palestinos rechazan la insistencia de Netanyahu en excluir a Jerusalén Oriental de cualquier paralización.

Comentá la nota