Cumbre Climática: presentan informe sobre sus consecuencias en Argentina y América Latina

El cambio climático tendrá efectos diversos en América Latina, según un informe que presentó en Copenhague la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL).
Los impactos serán "múltiples, heterogéneos, no lineales, de diferentes magnitudes", aunque persiste "incertidumbre" sobre su "amplitud específica" en la región, que sufre "una elevada vulnerabilidad ante eventos climáticos extremos" como el fenómeno del Niño, señala el reporte.

Agrega además que "algunos países y regiones tendrán beneficios temporales como consecuencia de los aumentos moderados de la temperatura y los cambios en la precipitación, aunque en el largo plazo predominan los efectos negativos".

En países del sur del continente como Argentina, Chile y Uruguay habría una aumento de temperatura de entre 1,5 y 2 grados centígrados en el periodo 2030-2050, "lo que podría repercutir positivamente en la productividad agrícola", si no se consideran problemas por plagas y enfermedades.

"Sin embargo, después de pasar este umbral de temperatura, los efectos sobre la producción agrícola y pecuaria serán negativos", advierte el texto.

En Paraguay, "se prevén reducciones importantes en la producción de trigo y algodón a partir de 2030, y en la de la soja desde 2050". En cambio podría verse favorecida la producción de maíz, caña de azúcar y mandioca.

En Bolivia se espera que "la producción y el empleo" del sector agropecuario continúen siendo fundamentales para el país, mientras en Chile algunos cultivos y regiones aumentan su productividad debido a que se eliminan las restricciones que provocan las bajas temperaturas en el sur del país, mientras el centro y norte se verá afectado por la falta de agua para riego y la escasez de lluvias.

En Ecuador, el aumento de la temperatura en 1 grado favorecerá los cultivos, pero si supera los 2 grados se afectaría la producción de banano, cacao y plátano.

En Centroamérica, "la temperatura máxima ya ha sobrepasado en varios grados la óptima para el índice de producción agropecuario de varios cultivos", por lo cual se esperan mayores pérdidas con nuevos aumentos y "pérdidas en la producción de granos básicos en las regiones de menor precipitación, como la vertiente del Pacífico".

En cuanto al Caribe, mayores lluvias podrían favorecer la producción agrícola de República Dominicana y Guyana, pero afectar Trinidad y Tobago. "Los cultivos de plátano, cacao, café y arroz serían más sensibles", según el informe.

Asimismo, "el cambio climático ocasionará pérdidas significativas en la biodiversidad, en muchas ocasiones irreversibles".

Habrá además una presión adicional sobre recursos hídricos en Argentina, Brasil, Chile, Ecuador y Perú, así como Centroamérica y el Caribe, con efectos negativos para la producción agropecuaria y el uso de represas hidroeléctricas.

El aumento del nivel del mar provocará además la desaparición de manglares en las costas bajas (norte de Brasil, Colombia, Ecuador, Guayana Francesa y Guyana) y afectará la infraestructura y construcciones en la costa del Río de la Plata (Argentina y Uruguay), así como actividades como el turismo, especialmente en el Caribe.

También se espera una mayor propagación de enfermedades como la malaria y el dengue.

La CEPAL insta a "diseñar una estrategia regional que permita reducir los impactos más graves del cambio climático y evitar los que resulten inaceptables".

Comentá la nota