"Por su cultura política, Tucumán se parece a una provincia chica", dijo Fraga

Según el analista porteño, en los distritos electorales pequeños suelen generarse liderazgos personalistas que se extienden por varios años.
La reflexión del politólogo Rosendo Fraga no se presta a dobles interpretaciones. "Tucumán es la más chica de las provincias grandes. Aunque lamentablemente por su cultura política se parece más a una provincia chica", sentenció el director del Centro de Estudios Unión para la Nueva Mayoría.

LA GACETA le consultó al especialista respecto de las experiencias reeleccionistas en otros puntos del país y de las consecuencias que estas trajeron, tanto para los protagonistas como las sociedades involucradas. "La búsqueda de un tercer mandato consecutivo por parte del gobernador de Tucumán, José Alperovich, permite una reflexión sobre los efectos y consecuencias de este tipo de situaciones políticas", planteó Fraga. Y, antes que nada, formuló una salvedad. "En los distritos chicos, como es el caso de Formosa, de Santa Cruz o de San Luis, tres o cuatro mandatos consecutivos no tuvieron un efecto o una consecuencia de desgaste político", advirtió. "En Salta y en La Pampa también se dio el caso de gobernadores con tres mandatos consecutivos, los que tras dejar el poder ocupan hoy bancas en el Senado, como es el caso de Juan Carlos Romero y de Rubén Marín, respectivamente", añadió.

Según el analista, estas situaciones son típicas en los distritos chicos. "Se trata de provincias en las cuales el oficialismo local, por lo general, siempre gana; como sucedió históricamente con los Saadi en Catamarca o con los Juárez en Santiago del Estero", afirmó. E inmediatamente lanzó una comparación. "Pero en cambio en provincias más grandes, como es el caso de Córdoba, el tercer mandato consecutivo, como sucedió con Eduardo Angeloz, generó un fuerte desgaste político. En otras provincias grandes, en cambio, es diferente. En Santa Fe, en Mendoza y en Entre Ríos no hay reelección inmediata, mientras que en Capital Federal y en provincia de Buenos Aires sólo puede haber una reelección", explicó.

Electoralmente, Tucumán es el sexto distrito electoral del país por su cantidad de votantes (casi un millón). Y ese dato no es soslayado por Fraga en su evaluación. "La cuestión con Tucumán es que, por población, es en realidad la más chica de las provincias grandes, pero sin embargo su cultura política se está pareciendo más a la de un provincia chica, que suele tener un gobierno personalista que puede generar tres mandatos consecutivos, o incluso más", opinó.

Reelectos

El senador Ruben Marín (PJ) fue gobernador de La Pampa en cuatro ocasiones: en el 83 y, luego de un intervalo, fue reelecto en tres ocasiones durante la década del 90: en el 91, en el 95 y en el 99.

En Misiones, en 2006 el gobernador Carlos Rovira impulsó una reforma constitucional para habilitar su reelección indefinida. La oposición, con el obispo Joaquín Piña a la cabeza, lo derrotó sin atenuantes.

Eduardo Fellner, por entonces gobernador de Jujuy, desistió una semana después de su intento de modificar la Carta Magna para habilitar su tercer mandato consecutivo. Fue por un pedido de Kirchner.

Al radical Carlos Maestro le fue mal en su intento de buscar un tercer mandato en Chubut. En 1998, la Legislatura le rechazó la convocatoria a una iniciativa popular. Fue gobernador en 1991 y reelecto en 1995.

Comentá la nota