Cultivos de Huaco se recuperan de plaga

Jorge Escobar, responsable del Programa de Control y Erradicación de la Mosca de los Frutos hizo un recorrido por los trabajos que se realizan desde la entidad, entre ellos, la lucha en contra del gusano de cesto en la localidad jachallera.
El gusano de cesto es una de las plagas consideradas por la Dirección de Sanidad Vegetal como intranscendentes. Sin embargo, este año su reproducción fue masiva y generó daños importantes en los cultivos de Huaco, en Jáchal, principalmente en los membrillos.

Jorge Escobar, a cargo del Programa de Control y Erradicación de la Mosca de los Frutos (ProCEM) que depende de esa repartición, señaló que en conjunto con la Dirección de Producción de esa Municipalidad, realizaron diversos tratamientos para disminuir los efectos del gusano de cesto. “El ataque estaba muy avanzado. Se trata de una plaga que normalmente no es importante, pero este año, por algún motivo se desencadenó y produjo un daño importante”, dijo Escobar. Asimismo, señaló que continuarán con los controles durante el invierno para que la plaga no vuelva a producirse el año que viene.

Al respecto del comportamiento inusual de algunas especies no contempladas como importantes desde el punto de vista sanitario depende de muchos factores, pero que normalmente y, control de por medio, se producen un año y al siguiente su población vuelve a la normalidad. “También, periódicamente se hace sentir la chicharra, que destruye plantas nuevas un año pero al siguiente no provoca mayores daños”, afirmó Escobar.

La mosca de los frutos

En relación al tema más importante que compete al accionar del ProCEM, la mosca de los frutos, Jorge Escobar reconoció que este año se vieron favorecidos por un invierno benigno y por una mayor actividad del equipo de trabajo. “Desde septiembre estamos liberando entre 90 y 100 millones de machos estériles semanales. Esto hace que la población se haya encontrado con una gran cantidad de moscas irradiadas”, señaló el funcionario.

Del material utilizado, Escobar recordó que 20 millones de pupas se produce en la bioplanta de San Juan, otros 20 millones en Mendoza y 50 millones más son importados desde Guatemala. “La idea es ir reemplazando el material importado por el local cuando se esté en condiciones de abastecer mayor cantidad”, dijo.

De hecho, en San Juan se ha realizado una importante inversión, de alrededor de 300 mil pesos, para ampliar las instalaciones de la bioplanta local que, en breve serán inauguradas, según comentó el responsable del ProCEM. Los beneficios de esta decisión no se verán solamente en el ahorro económico que significará ir reduciendo poco a poco el material de importación utilizado, sino también en los avances en incorporación de tecnología y de capital humano proveniente de las universidades sanjuaninas.

El ingeniero Escobar aprovechó la ocasión para recordar los avances en el status sanitario de la provincia: en Calingasta están tratando de obtener la calificación de “área libre”, mientras que los valle de Ullum y Zonda se encuentran en excelentes condiciones para que este año o el que viene se declaren como “en escasa prevalencia”. Asimismo, recordó que las zonas más complicadas del Valle del Tulum son los departamentos Capital, Santa Lucía, Chimbas, Rawson y Rivadavia, por la existencia de casas quintas y los árboles frutales en los patios de los ciudadanos.

En la tarea de lucha en contra de la propagación de la mosca, Escobar reconoció la importante labor de Chimbas y Santa Lucía, en la entrega de folletería y trabajos en general.

El sharka

Por último, el responsable, el director de Sanidad Vegetal de la provincia se refirió a las tareas de control por el brote de Sharka detectado en los campos de Pocito meses atrás. “Seguimos trabajando en forma asociada al SENASA y al INTA. Se está haciendo un relevamiento en los campos de ciruela para erradicar plantas afectadas y realizar el diagnóstico final de la zona”, señaló.

Comentá la nota