"El mea culpa lo tenemos que hacer como sociedad"

Felizmente en San Juan no hay inicio con paro pero sí en más de 10 provincias argentinas ¿cómo lo evalúa?

-Obviamente con mucha preocupación pero también con confianza de que a través del diálogo se pueda llegar a un rápido acuerdo.

-Lo que los gremios cuestionan a la parte oficial es una especie de falta de timming, que se sientan a negociar demasiado cerca del inicio de clases y siempre peligra ¿cómo lo ve usted?

-Yo no creo que sea un problema de timming, sino algo más profundo, si fuera sólo eso lo resolveríamos rápidamente, pero la negociación es muy compleja. Imagínese que en una paritaria a nivel nacional hay que poner de acuerdo a 5 gremios nacionales, 24 ministros provinciales representados por región, el Ministerio de Educación nacional y el Ministerio de Trabajo. El tema es complejo, pero veamos también la tendencia de que el salario docente en los últimos 5 ó 6 años ha mejorado sustancialmente. Este año las condiciones son más difíciles porque la crisis financiera internacional no permite ser tan optimistas como en años anteriores.

-¿Con esos esfuerzos el docente está ganando lo que debería?

-Gana lo mejor que podemos ofrecer. Son salarios que ya empiezan a tener niveles de dignidad apropiados.

-En San Juan no descartan hacer medidas de fuerza para más adelante porque recién empiezan las negociaciones ¿qué mensaje les da?

-Yo creo que la medida de fuerza es lo último que se debe utilizar una vez que se agoten todas las instancias de mediación y negociación. Una huelga en el caso de la educación afecta a los alumnos, por eso me parece que también debemos pensar en otro tipo de métodos.

-En San Juan hace años que no se cumplen los 180 días de clases obligatorios por el paro ¿qué medidas se pueden tomar oficialmente para garantizar que este año se cumplan?

-Eso tenemos que asumirlo entre todos, autoridades gubernamentales, sindicales, no es sólo un sector, por eso en la paritaria nacional docente se fijó un artículo que firmaron todos de no tomar medidas de fuerza antes de agotar todas las instancias.

-¿Usted cree que los gremios no agotan estas instancias y los paros son improvisados?

-No improvisados, pero muchas veces toman decisiones de paro sin agotar la negociación en algunas jurisdicciones.

-¿El talón de Aquiles hoy es la calidad educativa?

-Necesitamos mejorar mucho la educación, especialmente la educación que reciben los chicos pobres. Es el talón de Aquiles porque sólo podemos romper el círculo de reproducción de la pobreza que una familia pobre manda a la escuela, que tiene resultados pobres, y que sólo puede tener acceso a puestos precarios, y que va a formar una familia pobre y así sucesivamente; para romper eso hay que ofrecer una educación de mejor calidad y por eso estamos haciendo estos edificios y equipándolos. Pero con plata nomás no alcanza. Es el trabajo de todos, mejorar los aprendizajes básicos.

-¿Hace algún mea culpa?

-Por supuesto, pero esto viene de décadas de desinversión, creo que el mea culpa tenemos que hacer como sociedad por abandonar tantos años la educación.

Comentá la nota