"Culpa de los bloques mayoritarios"

El abogado y dirigente del MST-Nueva Izquierda debe suceder a Patricia Walsh, quien renunció a su banca en cumplimiento de un acuerdo interno de esa fuerza. No pudo jurar porque las sesiones en que debía hacerlo fueron suspendidas.
Una banca vacía lo espera en la Legislatura porteña. A Marcelo Parrilli no le fue posible ocuparla el 10 de diciembre, tampoco en dos sesiones posteriores que se levantaron, y todo indica que deberá esperar hasta marzo. Por un acuerdo de la lista MST-Nueva Izquierda, iba suceder a Patricia Walsh en un mandato compartido (2007-2011). Pero la diputada renunció –como estaba acordado– y él no pudo reemplazarla. Abogado penalista y militante de los derechos humanos, Parrilli responsabiliza por la situación a los bloques mayoritarios de PRO y Proyecto Sur.

–¿Por qué les atribuye a esas dos fuerzas lo que pasa con su banca?

–Porque PRO y Proyecto Sur no llegaron a un acuerdo sobre la organización de las comisiones, en definitiva, sobre el reparto de los cargos que significan reparto de poder, influencias, dinero y puestos. Como no acordaron esto en las sesiones de Labor Parlamentaria, no bajaron al recinto.

–¿Qué hicieron el MST y usted para intentar revertir la situación?

–Nos reunimos mi secretario parlamentario y yo con Oscar Moscariello, el vicepresidente primero de la Legislatura, después de dos o tres esperas frustradas. Básicamente, lo que movilizó la posibilidad de la entrevista fue que unos mil compañeros del MST acompañaron el reclamo en la Legislatura. Le dijimos: que yo no asuma no es el único problema. Porque la Legislatura no ha funcionado y no pudieron formarse las comisiones, como la de evaluación de seguimiento de las incorporaciones a la Policía Metropolitana. Es decir, la encargada de organizar los legajos de los ex integrantes de las fuerzas policiales y de seguridad que se suman a la Metropolitana.

–En algunos sectores de la Legislatura dicen que Patricia Walsh entregó la renuncia fuera de término y que, por eso, usted no pudo asumir.

–En absoluto. Eso es una canallada del PRO que trata de justificar su posición. Acá el problema concreto es que había una sesión el 17 de diciembre y otra que, si bien formalmente no había sido convocada, en la página de la Legislatura estaba mencionada y decía: sesión para considerar la renuncia de Patricia Walsh y la asunción del diputado electo Marcelo Parrilli. De manera que hubo dos sesiones que fueron levantadas. El 17 fueron gente del MST, allegados míos, amigos, familiares; estábamos todos y se levantó a último momento. A mí me lo dijo Martín Hourest en la cara. No-sotros levantamos la sesión. No es que no hubo oportunidad, hubo una oportunidad y no se sesionó.

–¿Usted hace responsables por igual al PRO y a Proyecto Sur?

–A los bloques mayoritarios, sin ninguna duda. Si decidían sesionar el PRO y Proyecto Sur, lo podrían haber hecho. Son los que decidieron no sesionar.

–¿Revisarían esta experiencia de compartir una banca si se toma en cuenta lo que ocurrió?

–No, éstos son problemas que nos crean los partidos tradicionales de la burguesía. Compartir mandato, como hicieron Vilma Ripoll y Marcos Wolman, es una excelente herramienta, porque posibilita que dentro de los espacios de izquierda se pueda sumar y que todos podamos sentirnos parte de un proyecto.

–¿Cuándo cree que quedará superada la situación?

–Moscariello primero barajó una sesión para el jueves 25 de febrero. Dijo que si no se hiciera ese día, hay que esperar hasta la sesión inaugural, que es el 1º de marzo, cuando habla Macri. Se podría agregar algún punto para tratar este tema, pero todo está muy en estado gaseoso. Para mí, hasta marzo no va a pasar nada.

–Se va a encontrar con una Legislatura con el macrismo debilitado y una oposición en apariencia más homogénea. ¿Cómo se manejará eneste escenario?

–No seremos la izquierda del no porque sí. O sea, vamos a apoyar todas las iniciativas que acompañen las luchas de los trabajadores y que impliquen una mejora real para el pueblo, para los sectores sociales afectados. Seguramente habrá proyectos en los cuales se pueda acordar con sectores como Proyecto Sur y otros que no. A pesar de que con Proyecto Sur empezamos tan mal por este tema de la no jura.

Comentá la nota