Cuidar a Obama, una pesadilla para el Servicio Secreto

Cuidar a Obama, una pesadilla para el Servicio Secreto
Las medidas no tienen precedentes. Habrá 20.000 policías y 5.250 cámaras de TV.
Nadie lo quiere decir en voz alta. Pero el temor está latente. ¿Qué pasaría si Barack Obama es asesinado o si es objeto de un atentado terrorista? Desde que el primer candidato a presidente negro ganó las elecciones en noviembre, el Servicio Secreto está en estado de alerta máximo y las medidas de seguridad que ha adoptado para su asunción mañana no tienen precedentes en la historia de Washington.

El operativo incluirá más de 20.000 policías y un número no revelado de efectivos del ejército, la marina y la fuerza aérea, que patrullarán continuamente no sólo la ciudad sino también los ríos que la rodean (el Potomac y el Anacostia) y su espacio aéreo.

Habrá también unidades antiterroristas y fuerzas especializadas en ataques biológicos y químicos. En los techos de los edificios más altos ya plantaron sistemas antimisiles y trascendió ayer que habrá además unas 5.250 cámaras de seguridad conectadas a un comando central para detectar cualquier movimiento sospechoso en las zonas de más transito de la ciudad. Más aún, unos 150 agentes de inteligencia, que estarán vestidos de civil, deberán circular contínuamente por los diferentes lugares donde se desarrollarán las ceremonias.De hecho, poco a poco la capital estadounidense se está transformando en una ciudad en estado de sitio con barreras de seguridad bloqueando todas las calles que acceden a la Casa Blanca y al hotel donde se encuentra alojado Barack Obama. Las autoridades calculan que hasta 2.000.000 de personas asistirán a la ceremonia que tendrá lugar en las escalinatas del Congreso. Pese a que esta cifra es menor a la pronosticada anteriormente, de todas maneras sería un récord histórico. A la inauguración de John F. Kennedy, que fue la más popular hasta ahora, asistieron 1.200.000 personas ."Yo pienso quedarme en casa todo el día", dijo a Clarín Charles Saint Charles, un abogado que votó por Obama pero que odia las multitudes.

"Tengo muchas ganas de participar en las ceremonias", dijo Karen Tomas, una cineasta de Washington, "pero soy muy consciente de que transitar por la ciudad no será nada fácil".

Pese a que Obama ganó las elecciones defendiendo posición bipartidarias, será muy difícil encontrar republicanos por la calle el martes. "Yo pienso trabajar desde casa", dijo a Clarín Tom Fish, un consultor que trabaja en el centro de Washington.

"Como agencia federal, debemos prepararnos al más alto nivel", dijo Malcolm Willey, vocero de los servicios secretos.

Las autoridades federales todavía no han revelado cuánto costarán todas estas medidas, pero funcionarios del distrito de Columbia afirman que la ciudad gastará por lo menos 50.000.000 de dólares. Por su lado, las autoridades de Maryland y Virginia -los dos estados vecinos- han informado que calculan invertir unos 12 milllones y 16 millones de dólares, respectivamente.

Comentá la nota