"Soy cuidadoso con el que responde, pero perverso con el que me caga"

"Soy cuidadoso con el que responde, pero perverso con el que me caga"
Así se refirió Guillermo Montenegro en una charla ante futuros agentes de la Policía Metropolitana.
El ministro de Seguridad porteño, Guillermo Montenegro, dio una charla ante 400 futuros agentes de la flamante Policía Metropolitana y generó polémica. Uno de los primeros en cuestionarlo fue el legislador de Diálogo por Buenos Aires, Eduardo Epszteyn, que lo consideró "agresivo y amenazante" y consideró que se tiene que alejar de su cargo.

Según contó el legislador, entre otras consideraciones y ante los alumnos que finalizan el curso de capacitación, el funcionario expresó: "Soy cuidadoso con el que me responde, pero perverso con el que me caga" y "No dudaría en destrozar al que se equivoque adrede".

Por su parte, Montenegro aseguró a Criticadigital que "nadie consideró que fui agresivo en mi discurso, sólo fui claro", y señaló que habló "ante futuros policías y no en un liceo de señoritas".

"Yo voy a cuidar al que trabaja y voy a ser implacable con el que se equivoca a propósito. Esto es así y me manejé así toda mi vida. El ciudadano porteño piensa igual", sostuvo el ministro y añadió: "Si hacemos tanto esfuerzo para crear un espacio nuevo, con buenos profesores, dedicamos mucho tiempo y les damos una buena obra social es porque los estamos cuidando. A partir de ahí tienen que responder y no se pueden equivocar".

Montenegro aseguró que "Epszteyn no sabe de seguridad" e insistió en que ninguno de los nuevos agentes se sintió agredido con sus palabras. "En ellos va a estar depositada la confianza y los ojos y hay que ser exigentes, cuidarlos para que sean los mejores, pero cada uno tiene que entregar todo de sí", subrayó el funcionario.

En tanto, Epszteyn criticó con dureza al funcionario al asegurar que "Mauricio Macri debe darse cuenta de lo peligroso que es tener a un perverso al frente de la Seguridad y la Justicia de los porteños" y exhortó a "saber en qué consisten las perversiones del ministro" y concluyó: "Montenegro se tiene que ir".

El diputado fue más allá de los dichos del jefe de la Policía Metropolitana al asegurar que "tal vez (la preversidad) sea espiar a los políticos, hacer contrataciones con sobreprecios de manera directa o mentir, como cuando afirmó frente a los legisladores porteños que su Ministerio no tenía contratadas consultoras privadas y sí las tenía".

Ante este escenario y luego de la polémica por el ya renunciado Jorge "Fino" Palacios, Epszteyn se preguntó: "Qué podemos esperar de una nueva policía, cuya máxima autoridad dice que es un perverso".

Sin embargo, Montenegro insistió en que no permitirá actos de corrupción dentro de la nueva fuerza. "Pretendemos que sean firmes, educados con los ciudadanos, honestos y trabajadores. Nada más", concluyó y aclaró que la Policía comenzará a trabajar en octubre con las fiscalías y antes de fin de año ya habrá efectivos en las calles de la Ciudad.

Comentá la nota