El cuidado de Duhalde a Daniel Scioli

Con el regreso de Eduardo Duhalde al país y luego de conocerse sus aspiraciones de volver a la política partidaria, las especulaciones sobre su rol en la provincia de Buenos Aires comenzaron a circular.
En comunicación telefónica con su tropa analizó el mismo domingo de los comicios los resultados y la pérdida de poder del Frente Justicialista para la Victoria. En esa charla, Duhalde fue contundente: Hay que apoyar la gobernabilidad de Daniel Scioli.

Con su llegada al territorio bonaerense el pasado 3 de julio, el ex presidente dijo que el gobernador logró manejar la coyuntura política, luego de reconocer la derrota. Y hasta analizó el despegue de Scioli de Néstor Kirchner.

Pero en todo momento, Duhalde insistió en colaborar con el Gobierno bonaerense, aunque el pedido a los principales dirigentes no fue solamente una sugerencia.

Es que el lomense sabe que su influencia en la dirigencia puede tener un peso contundente para tranquilizar el escenario. Y respetar la conducción del sciolismo en la Provincia, también le serviría para posicionarse nuevamente en el centro del poder. El respeto a la institucionalidad y a los mandatos constitucionales es lo que viene subrayando desde que Néstor Kirchner confrontó con varios sectores.

También es cierto que el único objetivo es correr al santacruceño de la vida presidencial. Como ha dicho en varias oportunidades: "Yo traje al loco, yo me llevo al loco".

Duhalde quiere regresar, pero con un perfil de respeto institucional bien delimitado. A partir de mediados de agosto comenzará a convocar a diferentes sectores para aunar criterios sobre el rumbo de la Provincia y del país. Tampoco se olvidará de reclamar la reorganización del peronismo en el territorio, de la cual quiere ser parte, pero no infiriendo en los dos años de mandato de Scioli.

Comentá la nota