Cuidado: Acuerdo trabajando.

El Acuerdo Cívico y Social pasa algunas de las frías noches en el refugio de la ya mítica carnicería de calle Belgrano.
En la noche del jueves, matizando el doblado de boletas y el ordenamiento e intercalado de panfletos con algún choripán, un mate o gaseosas, muchos militantes se reunieron a trabajar: parte de lo que se denomina "militancia".

Como pocas veces se vio que en este Acuerdo "hay más indios que caciques" o al menos estos se despojaron de sus rangos. Concejales, funcionarios, ex concejales, ex funcionarios, los más encumbrados y los últimos candidatos, militantes, el senador y hasta la señora Intendente, todos ponían el hombro en un clima de amistad más que de política.

De vez en cuando saltaba la pregunta sobre las tan discutidas encuestas o el "¿a vos que te parece?" o ¿y, cómo vamos?

Pero reina gran confianza, la serenidad y la calma que trata de no entrar en el juego de agravios y embarradas de cancha, sin estridencias ni histerias, solo colaborando con una causa.

Como en otras noches, el Acuerdo se puso a trabajar. Restan 20 días y no se puede perder el tiempo. Seguramente las otras fuerzas pensarán lo mismo.

Pero llamó la atención tanto movimiento en Belgrano al 300, esa predisposición y esa alegría en el trabajo entre la gente de Acuerdo Cívico y Social.

Comentá la nota