Cuestiones de privilegio para los concejales

El vacío normativo privaba al cuerpo legislativo de corregir conductas.
El Concejo Deliberante de la Capital incluyó en su reglamento interno la cuestión de privilegio, un procedimiento que se usa en el ámbito legislativo para corregir conductas. Hasta el año había un vacío normativo en la materia y el cuerpo no contaba con elementos necesarios para tomar medidas correctivas o imponer sanciones ante inconductas o incompatibilidades.

Las sanciones irán desde una multa económica de hasta un 50% de la dieta de concejal. Se aplicará suspensión en el cargo y la máxima sanción llegará a la exclusión como miembro del Concejo Deliberante.

En todos estos supuestos, se requerirá el voto afirmativo de los dos tercios del total de los 21 miembros del cuerpo deliberativo.

La inclusión de esta norma al reglamento interno se cumplió a partir de la iniciativa que impulsó el titular del cuerpo, Gustavo Saénz. El concejal recordó que la ley 6.534 o Carta Municipal dispone que "el Concejo podrá corregir a cualquiera de sus miembros por desorden de conducta en el ejercicio de sus funciones y hasta excluirlo de su seno por razones de incapacidad física o moral sobreviniente".

Observó que el reglamento del cuerpo, que es de 1986, no establecía ni definía qué debe entenderse como "cuestiones de privilegio" y tampoco el procedimiento. "El vacío normativo privaba de los elementos necesarios para adoptar medidas

correctivas o sancionadoras por inconductas, incompatibilidad o inhabilidades sobrevinientes de alguno de los miembros", acotó el titular del Concejo Deliberante.

Comentá la nota