Cuestiones burocráticas demoran el servicio

Nuevos contratiempos se cruzan en el camino del servicio de colectivos urbanos, que ahora corre riesgo de ser estrenado recién en mayo, bastante tiempo después del soñado por la empresa que se encuentra detrás del proyecto.
Cuestiones de carácter "burocrático" son el principal escollo para que las nuevas líneas comiencen a efectuar los recorridos por las calles juninenses esta semana o la siguiente, como se había aventurado el lunes pasado.

El secretario general de la CGT Junín, quien inició las gestiones para la vuelta del transporte público a la ciudad de la mano de una empresa marplatense, le puso signos de interrogación a la fecha concreta en que los usuarios podrán disponer de los micros.

Carlos Pesce afirmó que la situación se encuentra trabada por una serie de papeles que les son exigidos a la cooperativa que está detrás del emprendimiento. Y aunque fue reticente a pronosticar en qué momento el proyecto será una realidad, dejó entrever que ello no ocurriría antes de la última semana de abril o los primeros días de mayo.

"El martes pasado estuvo (Juan) Sauro -responsable de la compañía que va a regentear el trabajo de los colectivos- y dijo que en doce días tendrían la documentación completa, o sea el 20 de este mes. Además, tiene que haber un sindico que controle los movimientos administrativos y económicos del negocio, por eso la cuestión se estancó más de lo debido", señaló el sindicalista.

A eso hay que añadirle el tiempo que demandará la aprobación de la correspondiente ordenanza por parte del Concejo Deliberante, con su posterior elevación a la Secretaria de Obras y Servicios Públicos para que disponga la adecuación de las distintas paradas en los barrios por donde pasaran los vehículos de pasajeros.

El cuadro planteado por Pesce tira por tierra los cálculos expresados el lunes pasado por el instructor de chóferes, Raúl Rossetto, que había ubicado al "15 o 20 de abril" como el plazo para que los coches de cuarenta asientos comenzaran a rodar por la traza juninense.

También constituye un nuevo alargamiento en la espera que deben enfrentar los explotadores del servicio, que trasladaron las unidades a esta ciudad el 9 de febrero, con la expectativa de utilizarlas a mediados de marzo. Pero las cosas se fueron dilatando: primero, la inquietud de transportistas que cubren recorridos regionales pero que a su vez suben gente de los barrios determinó que el asunto fuera revisado para que no perdieran ingresos.

En ese lapso también surgieron la junta de discapacitados y demás asociaciones, entra ellas de jubilados y estudiantes, reclamando una tarifa reducida, moción que tuvo que ser incluida por los concejales al armar el borrador de la futura ordenanza.

Con todo, aquel anhelo inicial de reinsertar el colectivo a las costumbres del ciudadano en el menor tiempo posible se fue postergando y aún hoy no posee certezas en ese sentido.

Arrancarían

con 3 líneas

La demora que implican los trámites burocráticos por cumplir traería como beneficio que en vez de iniciar el servicio con dos líneas, sean tres las que pongan en marcha el patrullaje de los colectivos por las calles juninenses.

Cabe recordar que la idea es unir el centro con los distintos sectores de la ciudad a través de cinco cronogramas, con un total de veinticinco coches.

De ellos, Carlos Pesce adelantó que se va a empezar con los trayectos que ligan a la plaza Ferrocarriles Argentinos -donde va a estar situada la estación para los micros internos- con el barrio Ricardo Rojas y clínica "La Pequeña Familia" (llegando algunos días de semana a las cárceles y al Parque Rosedal); otro va a relacionar el espacio público contiguo a la universidad con el complejo municipal y el barrio Fonavi; un tercero llegaría al barrio San Antonio y la plaza 9 de Julio.

Comentá la nota