Cuestionan la política carcelaria del gobierno socialista

En una nueva edición de Sin Mordaza TV, la Dra. Cecilia Tovar, representante de los trabajadores del Servicio Penitenciario, se refirió a la movilización realizada por el sector frente a la Casa Gris en reclamo de una recomposición salarial y mejores condiciones laborales.
Dijo que "esta nueva política que está implementando el gobierno le ha dado más libertad a los internos, poniendo en riesgo su propia vida y también la de los empleados".

Al respecto, la Dra. aseguró que la movilización del miércoles, que congregó a agentes de la fuerza pública obedeció a la falta de respuesta por parte del Ministerio de Seguridad a los reclamos por mejoras salariales, por licencias que no se están cumpliendo y por mayor seguridad.

"Esta nueva política que está implementando el gobierno le ha dado más libertad a los internos poniendo en riesgo la vida no sólo de los propios internos, sino también de los empleados", aseveró, y dio ejemplos: "Esto ocurre cuando se permite el ingreso a determinadas personas a las unidades sin realizarle la requisa pertinente, lo cual puede ser utilizado por el interno para dañarse a él mismo, sus compañeros o al personal. También, en cuanto al régimen disciplinario en todas las unidades, hay pautas que no se están cumpliendo. En muchos casos se liberan de penas a los internos".

Interrogada por los casos en los que el personal del Servicio Penitenciario ha sido agraviado o herido, Tovar ejemplificó: "Lo que sucedió en el Penal de Piñeiro, consecuencia de la primera manifestación que se realizó, se dio por inconvenientes en uno de los pabellones. La normativa establece que el Grupo de Operaciones Especiales debe ingresar para poner orden, es una orden que debe dar el Director de la Unidad. En este caso, éste dudó y finalmente optó por dejar la situación como estaba, lo que provocó que cuando se volvió a ingresar para hacer el recuento, resultaran heridos empleados del servicio con elementos que estaban dentro del pabellón. Ante esto, los empleados pidieron directivas urgentes al secretario de Asuntos Penitenciarios, respuesta que se demoró más de 24 horas. Ante esta inacción, si bien se lo separó del cargo, actualmente está ocupando uno de mayor jerarquía como Director de Unidad", comentó.

Más adelante, se sumó a la preocupación manifestada por los empleados del lugar ante la 'libertad' de la cual gozan muchos internos, por ejemplo, para hablar por celular y hasta comunicarse directamente con funcionarios: "Esto es inconcebible, más aún conociendo todos los problemas que han habido por esta causa. Acá falta decisión política para revertir esto, es decir, que bajen las directivas necesarias a cada unidad para establecer las normas adecuadas".

Ante este escenario, la patrocinante del sector recordó que, en su momento, el ministro de Seguridad "se comprometió a tomar las medidas necesarias para revertir esta situación", y sobre la posibilidad de un nuevo encuentro con Daniel Cuenca, Cecilia Tovar dijo que "sabemos que se comprometió para ir mañana (viernes) a visitar la Unidad III de Rosario, porque esta fue una de sus promesas, visitar personalmente cada una de las unidades".

Fuente: SM

Comentá la nota