Cuestionan opción de ensanche

El secretario de Obras y Servicios Públicos explicó que la ampliación de los carriles implicará la instalación de semáforos y seguirá complicado el tránsito.
La ampliación de los carriles de la Ruta Nacional 22 intenta descongestionar el tránsito y evitar los accidentes que se registran casi a diario. Ante este proyecto el Secretario de Obras y Servicios Públicos, César del Valle, aseguró que «la apertura de la calzada no traerá alivio a la región, por el contrario, complicará el tránsito de los habitantes de las ciudades del Valle y terminará con la instalación de semáforos para permitir el paso.»

El funcionario estimó que «los cuatro carriles no resolverán el problema del tránsito, lo que provocará es más inseguridad en cuanto al traslado de las personas que viven a la vera de la ruta o hacia el sur. Con el crecimiento de las localidades, la ruta quedó en el medio.»

«El Valle se planificó bajo una cuadrícula de 1.000 por 1.000 metros. Esto quiere decir que cada 1.000 metros hay un puente o una intersección que permite el paso de la gente.» Explicó el secretario.

Pero manifestó que existen propietarios de chacras que tienen sus tierras productivas atravesadas por la ruta y cuyos empleados acceden a su lugar de trabajo a través del servicio interurbano de colectivos, lo que indica que, para llegar a sus puestos deben cruzar la ruta «con cuatro carriles. Esta acción resultará insegura e imprudente» destacó Del Valle.

El funcionario dijo que «de concretarse la ampliación, lo que deberá hacerse es colocar como mínimo siete semáforos (a lo largo de Roca) para asegurar que el tránsito de personas sea seguro, por lo que el conductor que venga desde Villa Regina hacia Neuquén va a tardar más, porque deberá frenar ante cada luz roja.»

La Ruta 22 es considerada por el municipio de Roca como zona urbana porque atraviesa la ciudad, que tiene planificado expandirse hacia el Oeste y Este, por lo que la calzada sigue quedando en el medio.

Alternativa

El proyecto de ampliación de la traza de la Ruta Nacional 22 fue ratificado por la Presidencia de la Nación y ya comenzó a llevarse a cabo en localidades al este del Alto Valle.

El intendente de Roca, Carlos Soria, ya anunció su disconformidad ante los cuatro carriles y es posible que se tomen acciones legales para impedir su avance.

Del Valle planteó la alternativa de la construcción de una autopista que se ubique por la barda norte, que sea segura y que se encuentre alejada de las ciudades. La calzada sería utilizada tanto por los transportes pesados como por los automovilistas que deseen llegar a destino rápidamente, sin necesidad de pasar entre las ciudades del Valle. «La autopista permite un tránsito libre y seguro», afirmó el secretario.

El crecimiento de la ciudad

Del Valle explicó que la margen sur del río se reservó para barrios residenciales estilo country.

Las direcciones establecidas para el crecimiento de la ciudad son el Este y Oeste de Roca, por lo que la Ruta Nacional 22 formará parte de la zona residencial de la localidad.

«El Este y Oeste se dejará para las viviendas industrializadas o los planes de viviendas. Es por eso que se está trabajando en la futura planta de tratamiento cloacal, para que todos los vecinos de la ciudad tengan los servicios asegurados» explicó el secretario de Obras y Servicios Públicos, César del Valle.

Desde la secretaría se informó que la ribera sur del río Negro será utilizada para la edificación de barrios residenciales estilo country.

«Hay gente que tiene la posibilidad de tomar créditos y desean construir su casa en ese lugar» afirmó Del Valle.

Comentá la nota