Cuestionan una hipótesis sobre la caída del Airbus

La empresa constructora y Air France relativizaron la incidencia de los sensores de velocidad
PARIS.? Airbus ratificó ayer que no tiene intenciones de inmovilizar su flota de aviones A330 y A340, mientras que Air France indicó "no estar convencida" de que los sensores de velocidad hayan sido los responsables de la catástrofe del vuelo AF447 que desapareció el 1° de junio en el Atlántico con 228 personas a bordo.

"Es mentira. Haremos una denuncia ante la justicia contra esa declaración irresponsable", sostuvo Stefan Schaffrath, vocero de Airbus, al responder a un artículo publicado ayer en París por el diario Le Figaro, en el que se sostenía que la empresa no excluía "una inmovilización de su flota de 1000 A330 y A340 para cambiar las sondas de velocidad (tubos Pitot)".

Basado en la opinión de numerosos expertos, Le Figaro publicó un posible escenario de la catástrofe donde evocaba la "dislocación" del Airbus en el aire. Según esa versión, la avería de los tubos Pitot fue "sin duda el origen del encadenamiento fatal". El artículo agrega que la ruptura de una ventanilla o un agujero en el fuselaje hizo que "el avión se volviera totalmente incontrolable".

Si bien esa versión no difiere demasiado de otras hipótesis evocadas por especialistas en diversos países, adquirió un peso particular, ya que el propietario de Le Figaro es Serge Dassault, dueño de la empresa privada aeronáutica más importante de Francia. "Los datos de que disponemos no muestran ninguna pérdida de alimentación eléctrica. [?] Tampoco está demostrado que se haya producido la pérdida de una ventanilla", se indignó Schaffrath.

El artículo también provocó la cólera del director general de Air France, Pierre-Henri Gourgeon, que lo calificó de "pura especulación".

"Yo no estoy convencido de que las sondas Pitot sean la causa del accidente, de modo que no tengo ninguna razón para comunicar al respecto", advirtió a periodistas de la Asociación de la Prensa Aeronáutica y Espacial (Ajpae) que lo interrogaban sobre una supuesta falta de transparencia en la manera de informar desde que se produjo el accidente. "La prensa no ha comprendido las explicaciones del director de la Oficina de Investigación y Análisis [BEA]", agregó.

El director de la BEA, Paul-Louis Arslanian, señaló que nada permite hasta ahora confirmar que los tubos Pitot fueron la causa de la catástrofe. Esa posición fue nuevamente ratificada ayer por un vocero de la BEA.

No obstante, Air France decidió acelerar su programa de reemplazo de las sondas de velocidad en sus Airbus 320, 330 y 340. La medida había sido aconsejada en septiembre de 2007 por la constructora a todos sus clientes. Esa operación debería concluir a fines de junio.

El centenar de nuevos tubos pitot encargados por Air France al fabricante comenzaron a ser entregados tres días antes de la catástrofe del vuelo AF447, anunció Gourgeon. "Aunque sea difícil de creer, los primeros sensores llegaron el viernes, prácticamente en vísperas del accidente", reconoció.

"Ahora hemos acelerado el programa de reemplazo porque, es verdad, en el accidente hubo un problema con la velocidad", prosiguió. "Pero insisto en que Airbus sostiene que los aviones son seguros con todos los tipos de sondas utilizadas. La Autoridad de Seguridad Europea (AESA) afirma lo mismo y nosotros estamos totalmente de acuerdo", concluyó. "Todos los 330 y otros Airbus pueden ser utilizados con total seguridad", había dicho el martes la AESA.

Mientras tanto, en el Atlántico sur, el submarino nuclear militar francés Emeraude continuó ayer buscando las cajas negras del Airbus, cuyas grabaciones de los parámetros de vuelo y las conversaciones de la tripulación son esenciales para comprender lo que pasó con el vuelo AF447.

Destino fatal de una mujer italiana

* LONDRES (AP).? El diario británico The Times reveló ayer que una mujer italiana que había llegado tarde al aeropuerto de Río de Janeiro y perdido el trágico vuelo de Air France falleció en un accidente automovilístico en Austria. Según el periódico, Johanna Ganthaler murió luego de que su auto chocó contra un camión, en Kufstein.

Comentá la nota