Cuestionan al Gobierno por la pobreza.

Crítico pero moderado, el presidente de la Sociedad Rural, Hugo Biolcati, centró su discurso en el aporte del sector a la economía.
En un discurso moderadamente crítico, el presidente de la Sociedad Rural Argentina (SRA), Hugo Biolcati, le reclamó al Gobierno que atienda las necesidades de los más pobres. "Me pregunto por qué el 27% de los argentinos padece hambre si el campo es una enorme fábrica de alimentos y entregó en estos últimos siete años US$ 30.000 millones que iban a aplicarse en planes sociales. ¿Dónde fue a parar tanto dinero?", dijo irónicamente Biolcati, en el acto de inauguración oficial de la 123° Exposición de Palermo.

Y fue aún más allá: "El campo tiene un plan para terminar con la pobreza", afirmó, en referencia al consenso que el sector presentó en Córdoba en marzo, y que, según el ruralista, tuvo "el respaldo mayoritario en las urnas el 28 de junio". Biolcati estuvo acompañado por sus colegas de las otras tres entidades, Mario Llambías, de Confederaciones Rurales Argentinas (CRA); Carlos Garetto, de Coninagro; y Eduardo Buzzi, de Federación Agraria Argentina (FAA).

Buzzi es el primer presidente de la FAA que asiste a una inauguración de la Rural, lo que muestra la unidad del sector, incluso de entre las entidades que se enfrentaron abiertamente en el pasado. "Quién hubiera pensado que una inauguración de la Rural se iba a hablar tanto de la pobreza", se entusiasmó un dirigente encumbrado de la FAA. De todas formas, apenas Biolcati terminó de hablar, Buzzi -que fue acompañado por la plana mayor de su entidad, incluidos dirigentes de izquierda como Pedro Peretti- fue el primero en retirarse.

Cambio de planes

Biolcati tenía un discurso preparado, pero a último momento decidió agregar un par de carillas para referirse al diálogo de anteayer con el Gobierno. Aunque hubo críticas, no fueron del tono duro que caracterizaron los últimos pronunciamientos del sector. "El campo argentino dejó de ser la mansa vaca lechera que se deja ordeñar para cubrir el costo de la ineficiencia y las políticas equivocadas", advirtió el dirigente y tambero, pero afirmó: "Seguiremos dialogando, como lo hicimos ayer y lo haremos siempre".

Escrito con la asistencia del politólogo Felipe Noguera y el filósofo Alberto Berro, el discurso apuntó al mediano y largo plazo y se centró en la expectativa, productiva y política, del sector para el año próximo cuando se celebren los 200 años de la Revolución de Mayo. "En la Argentina celebraremos el Bicentenario importando carne, trigo y leche", se lamentó Biolcati, en un texto que tuvo como eje la noción de patria y en el que no faltaron citas de José Hernández, Jorge Luis Borges y José Martí.

Como si el campo fuera un partido político, y refiriéndose a los diputados electos del sector agropecuario, Biolcati prometió: "Nuestros representantes, elegidos por la gente, el 10 de diciembre asumirán sus cargos planteando la problemática del sector desde una perspectiva amplia y federal". Esta semana, el campo reforzará su avanzada sobre el Congreso para lograr la aprobación del proyecto de la Comisión de Enlace que elimina las retenciones para trigo, maíz y economías regionales, y la baja 10 puntos para la soja.

Al acto asistieron, además, el jefe de Gobierno porteño, Mauricio Macri, y el gobernador de San Luis, Alberto Rodríguez Saá, pero no fue ningún funcionario del gobierno nacional. "¿Qué ganamos nosotros con llevar [al predio ferial] la presencia de alguien que, a lo mejor, va a generar una discusión o cosa por el estilo?", se defendió el jefe de Gabinete, Aníbal Fernández, en declaraciones posteriores al acto.

En representación del gobernador bonaerense, Daniel Scioli, asistieron el ministro de Asuntos Agrarios, Emilio Monzó, y el presidente del Banco Provincia, Guillermo Francos. También estuvieron las máximas autoridades de la Unión Industrial Argentina (UIA) y la Cámara Argentina de Comercio (CAC), encabezadas por sus presidentes Héctor Méndez y Carlos de la Vega, respectivamente. Los empresarios pidieron que se haga un esfuerzo para que el campo esté en el Consejo Económico y Social (ver Pág. 7).

El vicepresidente Julio Cobos, que ya visitó la muestra, prefirió no provocar a la Presidenta y no asistió, pero envió una carta de agradecimiento que fue muy aplaudida por los asistentes. "El campo sigue siendo el eje central del desarrollo", escribió Cobos.

A diferencia de 2008, el combativo ruralista entrerriano Alfredo De Angeli no estuvo en el centro del palco sino a unos cuantos metros de Biolcati -acompañado por sus vicepresidentes Alejandro Delfino y Eduardo Ramos-, y tampoco pronunció un discurso. En la jornada, el dirigente que confirmó que buscará la gobernación de su provincia en 2011, recibió el cálido saludo de los socios de la Rural.

También asistieron dirigentes de la agroindustria que no son bien vistos en el sector agropecuario por su cercanía al Gobierno, como los presidentes de la Cámara de la Industria Aceitera-Centro de Exportadores de Cereales (Ciara-CEC), Raúl Padilla; del Centro de Exportadores de Carne ABC, Mario Ravetino; y de la Cámara Argentina de Engordadores de Hacienda Vacuna (CAEV), Juan Carlos Eiras.

A juzgar por la leyenda impresa en la tarjeta para acceder al palco, la Sociedad Rural esperó hasta último momento la llegada de Cristina Kirchner. "Por respeto a la investidura presidencial, no abandone el palco hasta la finalización del acto", decía el papel. Ese rito, sin embargo, no se repite desde 2002, cuando el entonces presidente Eduardo Duhalde inauguró un larga historia de ausencias.

Los próceres que no tuvieron superpoderes

* En su discurso, que duró 26 minutos, el presidente de la Sociedad Rural, Hugo Biolcati, mencionó a los próceres y, elípticamente, los comparó con la presidenta Cristina Kirchner y su esposo y predecesor, Néstor Kirchner. "Pienso en Manuel Belgrano, José de San Martín, Domingo Faustino Sarmiento y Juan Bautista Alberdi. Hombres que le dieron a la patria todo, sin pedirle nada. Hombres que fundaron y construyeron esta Nación sin necesitar superpoderes. Que murieron en la dignidad de su pobreza, sin tener que presentar declaraciones juradas."

Comentá la nota