Cuestionan fiesta del Año Nuevo y reclaman derechos

Representantes de los pueblos originarios de la Patagonia coincidieron, con los voceros de los aborígenes del norte del país, y cuestionaron la celebración del año 2009 de nuestra Era, a la vez que remarcaron que su cultura ancestral es de más de diez mil años.
Según un documento difundido por la Werken mapuche, Celia Reñil, los pueblos originarios, no solo rechazan la celebración de la tradicional fiesta de fin de año entre la noche del 31 de diciembre y el amanecer del 1 de enero, sino que además consideran que es un símbolo de dominación y barbarie. En este contexto aludieron a los derechos que les corresponden e insistieron en reivindicar su cultura como “ancestral” y milenaria.

Reclamo

“Los Pueblos Originarios y sus comunidades tradicionales ancestrales, que continuamos en nuestros espacios territoriales, expresamos y recordamos el año calendario Gregoriano 2009. Los derechos de los Pueblos y personas indígenas reconocidos en la Declaración de las Naciones Unidas sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas, forman parte de las Legislaciones Argentinas, y es necesario atender- algunos temas mediante, la sanción de nuevas leyes y la implementación de otras medidas. Estos Derechos están reconocidos en la Constitución de la República Argentina. Los tratados de Derechos Humanos con jerarquía Constitucional, el convenio 169 de la Organización Internacional del Trabajo sobre Pueblos Indígenas y Tribales en países independientes y algunas leyes locales y provinciales -los Pueblos Indígenas en el mundo son portadores de Lenguajes Únicos, de sistemas y creencias particulares y poseen una especial relación con la tierra y sus recursos, que es fundamental para la existencia física, cultural y colectiva. Además tienen mucho en común con otros segmentos marginados de la sociedad, como la poca representación y participación política, la pobreza, la dificultad de acceso a servicios sociales y la discriminación”, sentenció Rañil en el documento difundido.

Espacios sagrados

“Expreso y recuerdo a todos los hermanos en la diversidad, actuales Gobernantes y Funcionarios, y a toda la sociedad, con la que compartimos, que nuestra presencia se mantiene vigente desde hace mas de 13.000 años, herederos de nuestra propia cultura ancestral, espiritual y territorial”, señaló la vocera mapuche para argumentar la importancia de la cultura originaria.

“Preservamos espacios sagrados, junto a los lagos, ríos, montañas, mesetas, mar y nos mantiene fortalecidos el anciano Glaciar, que nos guía. Al que denominan Ventisquero Moreno y las denominadas Cueva de Las Manos”, sintetizó la Werken, quien es además Miembro Titular Pueblo Mapuche del Consejo de Participación Indígena (CPI) en el Instituto Nacional de Asuntos Indígenas (INAI), Miembro Titular Mapuche del Consejo de Educación Autónomo de Pueblos Indígenas Argentino (CEAPI)- Miembro Titular Pueblo Mapuche de la Mesa de Educación Santacruceña, Coordinada por el Consejo Provincial de Educación provincial.

Jubileo Inca

Por su parte, desde el norte del país, Pablo Salas, representante del pueblo Quechua, coincidió con Rañil en cuestionar el festejo del año 2.009 y descalificó a la cultura occidental, por no reconocer el legado originario.

“Reconocer que la civilización de la cultura de la humanidad es de 2008 años, es reconocer el atraso de la cultura occidental, por eso no aman la vida, y que esa cultura está en proceso de civilización con guerras, matanzas, asaltos, violaciones, drogadicción, alcoholismo, prostitución, codicia, avaricia, explotación hombre por hombre, contaminación, depredación de la ecología, traición, chantaje, corrupción. Esto es el resultado de esta civilización occidental que ellos se consideran modernos, en vez de avanzar, está en crisis la civilización occidental. Por ello, la alternativa está en esa civilización de la cultura humana que ya suma 10 mil años, y es el Cápac Ñan”, enfatizó. Se trata del “Gran Jubileo” por los diez mil años del nacimiento de la Cultura Humana, y por inicio del décimo Gran Pachakuti, en el mes de Capaz Raymí (diciembre) en donde se da inicio a un nuevo año del solsticio de verano.

Los representantes de los pueblos originarios de Argentina recordaron que: “este año se celebra el año 1,387 de los musulmanes, los judíos celebrarán 5,769 años de su vida religiosa y nuestros hermanos mayas contabilizarán 5.121 años de su cultura. Por su parte, los cristianos se preparan a conmemorar unos dudosos 2.009 años de su vigencia; dudosos por varias razones”, sentenciaron.

“A la vista de estos resultados históricos, ¿puede justificarse que se celebre como si fuera algo positivo para la humanidad el transcurso de los 2,009 años de un cristianismo que le dio a Europa el justificativo religioso para sus aventuras imperiales y genocidas a través de todo el mundo? La respuesta es no”. Salas, vocero Quechua.

Comentá la nota