Cuestionan designación de Vallejos en la Regional V

El papá de Otoño Uriarte calificó de "vergonzoso" el nombramiento. Desde el PJ provincial piden explicaciones
CIPOLLETTI (AC).- El comisario inspector Yves Vallejos, hasta hace poco responsable de la División Narcotráfico de la Policía de Río Negro, fue designado jefe de la flamante Regional Quinta creada en Cipolletti, que abarca la misma jurisdicción que la IV Circunscripción Judicial, desde Catriel hasta Fernández Oro.

Y pocas horas de saberse la novedad comenzaron las críticas, nada más ni nada menos que de Roberto Uriarte, el papá de Otoño Uriarte (16), quien desapareció en Fernández Oro una noche de octubre del 2006 y cuyos restos fueron hallados, seis meses después, entramapados entre los hierros de una exclusa de la usina del paraje El Treinta.

Al momento de la desaparición y hasta abril del 2007, Vallejos se desempeñó como comisario de Fernández Oro y casi sin solución de continuidad recibió críticas de la familia de la chica, de grupos de jóvenes y estudiantes compañeros de la víctima, de la agrupación Hijos y de otras organizaciones.

Roberto Uriarte habló por LU19 y salió con los tapones de punta. Calificó de "vergonzosa" la designación de Vallejos pues, dijo, "se comprobó que no supo manejar el caso y dio muestras de incapacidad". Consideró, además, que su designación guardaría relación con una supuesta línea de confianza entre Vallejos y el jefe de Policía, Víctor Cufré.

La Regional Quinta tendrá su base en la casa 18 del barrio ex Hidronor, donde funciona en la actualidad la jefatura de Distrito que se halla vacante. Vallejos asumirá en los próximos días en un acto en el que participarían Cufré, altos jefes, los comisarios de las localidades involucradas y delegados de los municipios y de los consejos de seguridad.

En un breve contacto telefónico con este diario el recién designado jefe policial, consultado por las críticas, dijo que tiene "la conciencia tranquila". Afirmó que trabajó "a destajo" en el caso Otoño, incluso con la colaboración de policías federales y provinciales, y que siempre lo hizo "con directivas y conocimiento del juzgado interviniente", el Penal a cargo de la jueza María del Carmen García García.

Preguntado por su cuestionada presencia en un allanamiento en un cabaret de San Martín de los Andes, en el contexto de aquella investigación, señaló que todo estaba "en conocimiento" de la magistrada interviniente.

En Fernández Oro y unos días después de comprobarse, vía ADN, que los restos encontrados en la usina eran de los de Otoño, hubo pintadas en la comisaría y más tarde una masiva marcha en Cipolletti que terminó con destrozos importantes en el acceso al edificio de tribunales de calle España y Urquiza. También hubo ataques con bombas molotov al comité Radical, en Avenida Alem.

Las presiones sobre el poder político y el propio comisario sellaron su suerte y el gobierno provincial lo removió de la comisaría de Fernández Oro en abril del 2007. Pero Vallejos continuó en actividad y con mayores responsabilidades porque estuvo en cargos altos de la Regional Segunda de Roca y, hasta su nombramiento en la flamante Regional V, se mantenía en el rango más elevado de la División Narcotráfico.

Vallejos adelantó que trabajará en conjunto con los intendentes y los consejos de seguridad, dejando entrever que se reforzarán las áreas de prevención y las periciales en la ancha franja de la jurisdicción para la que fue designado.

Comentá la nota