Cuestionan las cifras oficiales sobre la pobreza en Tucumán

Desde la oposición advirtieron que hay muchos más pobres en la provincia que las "80 mil familias en situación de riesgo social" que notificó la cartera de Desarrollo Social.
Las declaraciones de la ministra de Desarrollo Social, Beatriz Mirkin, quien el viernes dijo que en Tucumán "hay 80 mil familias en situación de riesgo social y vulnerabilidad", abrieron una fuerte polémica en torno a las cifras sobre la pobreza en la provincia. Desde la oposición, advirtieron que las personas castigadas por ese flagelo son muchos más que los reconocidos por la funcionaria. Además, cuestionaron las políticas implementadas por el Gobierno para resolver este problema, al cual el papa Benedicto XVI se refirió esta semana como "el escándalo de la pobreza en la Argentina".

Según el legislador provincial y senador nacional electo José Cano, "las cifras de la indigencia y la pobreza en Tucumán son muy superiores a las que dice el Gobierno, porque la mitad de la población vive en esas condiciones".

El parlamentario radical cuestionó al oficialismo por considerar que "piensan que la lucha contra la pobreza se simplifica al reparto de planes sociales de 150 pesos, bolsones y mercadería. Es por eso que este grave problema social se constituye en uno de los grandes fracasos de la actual gestión, tanto nacional como provincial, porque no puede ser sustentable un país que cuente con 14 millones de pobres", disparó.

Cano consideró necesario planificar una verdadera política de Estado para luchar contra la pobreza, mediante la inclusión educativa y el acceso a empleos dignos, "en lugar de seguir repartiendo y creando planes sociales para distribuirlos con fines electorales". "También hay que avanzar con programas de viviendas para familias vulnerables, porque darle módulos habitacionales o casillas a la gente no las saca de la pobreza estructural", añadió.

Además, el legislador opositor opinó que "no se pueden resolver las asimetrías sociales si no hay voluntad política para cambiar las normas tributarias, a los fines de facilitar la llegada de inversiones a Tucumán que permitan crear puestos de empleo genuinos, que son la principal herramienta para combatir la pobreza".

Finalmente, recordó que "la Constitución de 2006 dice que debe haber 12 años de educación obligatoria, pero el Gobierno no hizo absolutamente nada para que esa premisa se cumpla y miles de niños y jóvenes siguen abandonando la escuela, resignando cualquier posibilidad de superación".

"El gobierno miente"

Por su parte, la senadora nacional Delia Pinchetti de Sierra Morales (Unión Pro Federal), sostuvo que "el Papa esta llamando a erradicar la pobreza que acosa a nuestra gente y ningún funcionario lo logrará mintiendo sobre las cifras, porque Tucumán encabeza todos los rankings negativos, de pobreza, indigencia, empleo en negro, desocupación, deserción escolar, evaluaciones educativas, etc. Por lo tanto, lo primero que debo decirle a la Ministra Mirkin es que cuente bien a los pobres, porque si miente sus jefes no sabrán cuánto dinero precisa para ayudarlos", sentenció. La parlamentaria opositora también le recordó a la titular de Desarrollo Social que "en 2005 su gobierno relevó 124.000 viviendas deficitarias y desde entonces sólo se entregaron un poco más de 6.000 y se arreglaron otras tantas. Esas viviendas eran y son la prueba más fehaciente que en Tucumán, el 50 por ciento de la población es careciente", resumió. Por otro lado, aseguró que la mitad de los jóvenes desertan de la escuela secundaria, mientras que el 70 por ciento de los menores de 5 años no van al nivel inicial y sólo el 20 por ciento de los egresados del nivel medio acceden a estudios universitarios.

Pinchetti de Sierra Morales afirmó que "repartir módulos habitacionales en lugar de casas dignas, mezquinos bolsones de comida en lugar de trabajo genuino, en una administración que multiplicó por seis el presupuesto desde que asumió en 2003, y por diez los impuestos provinciales, es por lo menos causal de interpelación a quienes llevan adelante la gestión social".

"La ministra Mirkin debería renunciar"

El legislador republicano Ricardo Bussi consideró que "al reconocer que hay 80 mil familias sumidas en la pobreza en Tucumán, confesando su inoperancia, la ministra Mirkin debería presentar la renuncia indeclinable, porque gastó una infinidad de dinero y no logró revertir la debacle que hay en Tucumán desde hace tiempo".

Además, criticó al Gobierno de José Alperovich "porque está convencido que es el Estado el que tiene que combatir la desocupación, una concepción totalmente errónea desde el punto de vista filosófico, porque el Estado lo que debe hacer en realidad generar condiciones para que lleguen capitales y creen empleo genuino, que es lo único que puede resolver la pobreza".

Bussi sugirió a las autoridades que "dejen de gastar dinero en planes y bolsones de manera indiscriminada, porque son ni más ni menos que una fábrica de hacer pobres, que sólo sirven para que el Gobierno pida dinero a la Nación para poder comprar votos".

Finalmente, recordó que "los países desarrollados compiten entre si para atraer inversiones, mientras que a Tucumán no vino nadie en los últimos seis años a generar empleo, sólo llegaron supermercados y call center con contratos basuras y sueldos bajos para sus empleados. Hace falta empleo para que no haya pobreza", subrayó.

"Premiando la pereza no se combate la pobreza"

"En Tucumán, el oficialismo piensa en su bolsillo antes que en los pobres y creen que pueden eliminar la pobreza a través de la mal llamada ayuda social. Premiando la pereza no se soluciona el drama de la pobreza, que es un problema estructural serio que solamente puede ser resuelto dando trabajo genuino". Así lo advirtió el legislador Osvaldo "Renzo" Cirnigliaro, quien también cuestionó las cifras difundidas por la titular de Desarrollo Social, Beatriz Mirkin. "El criterio de la Ministra para decir que sólo hay 80 mil familias en situación de riesgo pareciera ser que pobre es quien come una vez por día, cuando hay gente que come las tres comidas al día y también es pobre, porque tiene incapacidad para progresar personalmente, sin salud, educación ni un trabajo genuino", sentenció.

Comentá la nota