Ya hay cuestionamientos por el adefesio de cemento que se está construyendo en la Bristol

Tal como adelantó 0223.com.ar, se están realizando una serie de obras en la playa Bristol. Ante el desconocimiento de vecinos, turistas e incluso de funcionarios y concejales se está efectuando una plataforma con base de concreto sobre la arena, de aproximadamente 3000 m2.
Es una franja de 20 metros de ancho por 150 de largo. Desde el Club de Pesca Mar del Plata, entidad aledaña a la controvertida construcción, le indicaron este miércoles al intendente Pulti que se deslindan de cualquier circunstancia que podría ocurrir en esa zona y le advirtieron la posibilidad de iniciar acciones legales contra la Comuna. También, dieron detalles sobre los conflictos que se generarán en ese sector.

"NO FUERON TENIDOS EN CUENTA LOS EFECTOS"

En el texto presentado al Jefe Comunal, al cual 0223.com.ar tuvo acceso, la entidad se mostró sorprendida y preocupada "ante obras que se efectúan en el sector de playa en el espacio comprendido entre Avenida Luro y el Complejo Punta Iglesias, a cada lado del muelle del Club de Pesca Mar del Plata y a lo largo del Boulevard Patricio Peralta Ramos, teniendo como limite el murete municipal, destinados a la instalación de una pasarela que permitirá la ubicación de puestos callejeros, desplazados del sector que ocupaban en la Rambla Provincial".

En tal sentido, se remarcó que "no fueron tenidos en cuenta los efectos" que causaría dicho traslado de vendedores ambulantes y de qué modo "se alteraría el impacto del sector".

A su vez, desde el Club de Pesca Mar del Plata se subrayó que "esto originará una mayor confluencia de personas alterando el normal funcionamiento del espacio ya sea de playas céntricas como de turistas y/o transeúntes que recorren el área indicada, conllevando mayor sector de inseguridad, congestionamiento en tráfico, especialmente los fines de semana, carencia absoluta de sistemas de higiene y servicios sanitarios, accidentes no previstos por cruzamiento sobre el muelle entre espacios de personas que pretendan eludir algún control policial, mayor refugio de personas de mal vivir debajo del muelle amparados por los puestos instalados que dificultan la visión desde la vereda, potencial compromiso de instalaciones del muelle por incendio producidos en los puestos, tendido de líneas eléctricas sin control o clandestinas, involucrar el Club de Pesca por hechos de terceros ocurridos en el sector derivando sobre el muelle, etc".

Por lo expuesto, el Club de Pesca Mar del Plata le advirtió al intendente Pulti que la entidad se deslinda de "todo hecho y/o circunstancias que ocurra en el sector adyacente, como así también sobre el muelle originados por personas que no pertenezcan al Club de Pesca, es decir, sus asociados, haciendo el uso de reserva legal".

DESCONTROL

Mediante un comunicado de prensa en el pasado mes de enero, la Cámara Marplatense de Empresas Comerciales y de Servicios (CAMECO) reclamó que los organismos de contralor, desde ARBA hasta la AFIP-DGI, pasando por la Comuna con su poder de policía a través de Inspección General, realicen "operativos" sobre la venta ambulante que se despliega en la zona del balneario Varese y se extiende hasta la Rambla del Hotel Provincial y Casino.

La cámara planteó una serie de interrogantes y planteó "¿que piensa el municipio hacer para eliminar este tipo de venta ilegal, y limitar la venta callejera sólo a artesanos radicados en la ciudad?" en tanto que en el mismo sentido se preguntó ¿qué hace ARBA, que ha demostrado una intensa actividad de inspección en el comercio legalmente instalado y sin embargo no realizó ninguna inspección en estos centros, los cuales parecen no existir?.

También plantearon inquietudes sobre la acción de la AFIP-DGI y se preguntaron "¿controla el pago de impuestos nacionales y eventualmente obligaciones previsionales? ¿Y quién controla la procedencia de los artículos vendidos?" en tanto que dudaron de "los fundamentos morales que puedan existir en estos organismos para exigir el cumplimiento a un sector comercial mientras otro sector hace lo que quiere: no paga impuestos, viola la ley de marcas, se instala impunemente en el espacio público y otras anomalías".

En el final, CAMECO resaltó que "el comercio legalmente instalado está inmerso en una difícil situación y debe soportar esta competencia desleal y una presión impositiva creciente. La paciencia tiene un límite".

Comentá la nota