El TdC cuestiona una designación

El Tribunal de Cuentas rechazó una contratación directa de un inspector para el Frigorífico de Bernasconi por un monto de 300 mil pesos. Objetó que no se haya convocado a licitación pública.
Otra obra de la anterior gestión de gobierno recibe un cuestionamiento. Casa de Piedra; las viviendas de Sol Obras, Estilo y Casella; Pampetrol y el Polideportivo de Ataliva Roca han sido objetadas por la Legislatura, la Fiscalía de Investigaciones Administrativas (FIA) y Tribunal de Cuentas (TdeC).

Ahora parece que le llegó la hora al enorme frigorífico de Bernasconi. La planta de faenamiento de bovinos, ovinos y porcinos costará $ 23 millones y fue licitada e iniciada su construcción en mayo de 2007 por la empresa Inarco, la responsable del abandonado Megaestadio santarroseño. El Tribunal de Cuentas, por resolución 89 de junio de este mes, puso luz de alerta a contrataciones directas del Ministerio de Obras Públicas para la construcción de la planta. Le objetan haberle pagado a un profesional en forma directa 300.000 pesos, sin reunir aquél las condiciones técnicas que lo ameriten.

El megafrigorífico se ubica a la vera de la ruta nacional 35, a tres kilómetros de la localidad de Bernasconi. El predio donde se alza consta de 12 hectáreas y es un emprendimiento que deberá cumplir con todas las exigencias del Senasa para que pueda ser considerado de "Tránsito Federal".

No pocas voces autorizadas entienden que es muy probable que esta instalación pueda pecar del mismo error de sobredimensionamiento que tuvo el frigorífico de pequeños animales de Santa Isabel, que casi no tiene faena. Uno de los inspectores (el mismo que es cuestionado) que trabajó en la obra, Sergio Daniel Conte, la definió tiempo atrás como compleja por el montaje de la estructura metálica del ala principal del edificio, como así también las instalaciones sanitarias, desagües, la cámara de frío y depósito de congelado que lleva un piso especial. Pero al parecer no todo estaba bien. Las contrataciones directas del MOSP, en la época en que Julio Bargero estaba al frente del organismo, fueron cuestionadas por el TdeC.

Las objeciones.

El 27 de mayo el Tribunal de Cuentas, mediante Resolución 86/09 (expediente 2605) caratulado "Ministerio de Obras y Servicios Públicos-Dirección General de Obras Públicas-s/contratación de profesional especialista para inspección del Frigorífico Bernasconi", resolvió "rechazar el proyecto de decreto y de contrato obrante por el cual se aprobó la documentación técnica y se autorizaba a Obras Públicas a contratar, en forma directa, al ingeniero en construcciones Sergio Daniel Conte para la inspección de la mencionada obra".

Los argumentos esgrimidos para adoptar tal decisión son contundentes. "Las actuaciones administrativas en las que se realizó la licitación mencionada con el proyecto para contratar al profesional por un período de 12 meses por 296.350 pesos (la misma persona que se pretende contratar en forma directa) fueron enviadas al TdeC en febrero del corriente año, para que tomara la vista previa contemplada en el artículo 2º del decreto ley Nº 513/69. El contador fiscal actuante en esa oportunidad, devolvió las actuaciones al MOSP advirtiendo que con la contratación no era posible cumplir con el objeto de la licitación".

En concreto, "del análisis se desprende, en forma inexorable, que el MOSP tenía un cabal conocimiento de que se ejecutaría la obra del frigorífico en Bernasconi; que contaba, con la suficiente antelación, de la autorización del PEP para realizar la contratación del inspector de obra mediante el llamado a una licitación pública" (norma legal aplicable por el monto del contrato).

De "los antecedentes adjuntados por el profesional en la presentación de su oferta para ser contratado en forma directa no se desprende que posea condiciones excepcionales para ejecutar la inspección ni que poseyera experiencia en obras similares". Por tal motivo se rechazó el proyecto de decreto y de contrato del citado profesional.

Grandes dimensiones.

La planta frigorífica en cuestión contará con un comedor, cocina, baño, un edificio de vestuarios y sanitarios ciclo II, administración (sanitarios ciclo II mujeres, vestuarios ciclo II mujeres (ropa de calle, ducha, ropa de trabajo), depósito de artículos de limpieza, sanitarios ciclo hombres, vestuario ciclo hombres (ropa de calle, duchas, ropa de trabajo).

La infraestructura se completará con una sala de reuniones, oficina, recepción, kitchen, baño, oficina del Senasa, corrales y salas de máquinas. Habrá también edificios de tanques con sala de bombas, tanque cisterna y elevado, control de balanza, zona de lavadero de camiones, zona de corrales (sala de necropsias y emergencias), digestor (sector crudo y sector cocción), depósito y filtro. Sanitarios para el personal de necropsias, rampas de descarga de hacienda, calles de corrales, corrales de encierre de bovinos, de ovinos y porcinos y corral de aislamiento. En fin, un gigante que además de la planta industrial comprenderá la zona sucia de playa de faena de ovinos y porcinos, zona sucia de playa de faena de bovinos y filtro sanitario, depósito de faena, menudencias, sanitario del sector vísceras, sala de menudencias rojas, digestor, piletas de tratamiento de efluentes, lagunas facultativas de oxidación, playas de maniobras, mangas de circulación de hacienda y rampa de acceso a matanza.

La pregunta que hoy se hacen muchos pampeanos es por qué la mayoría de las grandes obras de La Pampa merecen tantos cuestionamiento por parte de los organismos de contralor.

JUAN JOSE REYES

Comentá la nota