Cuestión de números

La profecía autocumplida del peronismo: la Provincia tiene sus números en rojo.
Hace tiempo el solvente equipo técnico del diputado Mario Lacava nos había anticipado -con precisos cuadros en la mano- que el Ejecutivo había sobreestimado la recaudación para este año, y que por tanto le iban a faltar unos mil millones de pesos, cifra que se acerca a la reconocida por el ministro de Economía Angel Sciara, quien estima un déficit de 1.100 a 1.200 millones de pesos al terminar el año.

El equipo técnico de los diputados Lacava-Frana había estipulado para el mes de agosto una recaudación de 6.466 millones de pesos contra una recaudación real de 6.487 millones de pesos; pero el oficialismo, excesivamente optimista, esperaba ingresar a sus arcas 7.140 millones de pesos. Y todo parece indicar que el nivel de gastos del Gobierno se basó en aquellas resplandecientes perspectivas presupuestarias que la realidad se encargó de esfumar.

Binner insiste con la reforma tributaria.

Rápido de reflejos, el gobernador Binner aprovechó las informaciones que llegaron desde el Congreso Nacional -avaladas por el obeidismo- tras la media sanción del Presupuesto nacional que hablaban de una poda en los recursos destinados a Santa Fe para insistir con lo que nunca se dejó de lado: la reforma tributaria, que los senadores peronistas decapitaron de un hachazo el año pasado. Binner ratificó que junto al presupuesto 2010 que ingresará a la Legislatura a mediados del mes que viene, enviará también un nuevo proyecto de reforma tributaria. "Va a ir de la mano del presupuesto", sentenció, a la vez que lamentó el fracaso que tuvo el proyecto en el Senado, el año pasado.

"Córdoba, que sí hizo la reforma, tiene hoy una situación totalmente diferente de la de Santa Fe", ilustró Binner para añadir que "hoy ellos -los cordobeses- están preocupados, porque las empresas vienen a facturar a Santa Fe ya que acá no pagan Ingresos Brutos, como en una especie de paraíso fiscal". El Gobernador apuntó al revalúo fiscal del Impuesto Inmobiliario, que no se toca desde el año 1992. La batalla que se viene en el Parlamento santafesino.

A todo esto, el peronista Mario Lacava no anduvo con amagues a la hora de opinar: "el gobierno del Dr. Binner, después de idas y vueltas, ha tomado la decisión de aumentar tarifas, impuestos y crear otros nuevos; de esa manera, incapaz de imaginar otras alternativas, ha decidido impulsar un impuestazo, cargando sobre el bolsillo de los santafesinos los resultados desastrosos de la poca austeridad de su gestión y un desmanejo notable de las finanzas públicas", asestó.

Cuando Lacava habla del aumento de tarifas se refiere al reciente incremento del 9% en las boletas de la EPE, que el Poder Ejecutivo justificó en las inversiones que se están realizando y que "en realidad, la tarifa eléctrica tenía previsto un aumento a partir de principios de año del 6% que estaba inclusive en el presupuesto provincial; se pasó todo el año prácticamente sin aumentos, y este 9% no va a recomponer el 6% de todo el año", apuntó el Gobernador.

Respecto del posible incremento tarifario para el agua, Binner aclaró que el tema es más complejo, porque se trata de un servicio altamente deficitario; "la empresa -Assa- tiene un alto déficit, por eso la dejaron los franceses. Hoy tenemos una situación compleja a partir de que se vende el agua a razón de 0,41 centavos el metro cúbico y cuesta producirlo casi dos pesos", ejemplificó, indicando que Assa hoy es subsidiada por Rentas Generales constituyendo "una situación altamente injusta, porque todos los santafesinos están contribuyendo para que quince ciudades tengan el precio del agua que hoy tienen", justificó.

Comentá la nota