El cuerpo sin vida de Sofía apareció en un aljibe

La niña de 5 años habría sido arrojada a un pozo de agua por la ex pareja de su mamá, también asesinada por él, quien luego se suicidó.
El cuerpito de Sofía, la nena de 5 años que había sido raptada por la ex pareja de su mamá, apareció sin vida esta mañana en un pozo de agua en cercanías del barrio Sacchi, en la ciudad de Córdoba, próximo al lugar donde fue asesinada su madre Mirta Arias y a la zona donde ayer fue encontrado el cadáver de su secuestrador, Gustavo Gaitán Juncos, de 25 años.

Sofía apareció “semienterrada” en el aljibe de un viejo molino rodeado por un maizal, en una zona ubicada entre el barrio Sacchi, donde vivía con su mamá y sus hermanos, y Malagueño - el lugar hacia el que había escapado Gaitán Juncos.

El hallazgo fue concretado por un grupo especial de Bomberos, en tanto que la zona de sembrados y cortaderos de ladrillos fue cercada por la Policía, consigna el portal cordobés Cadena 3.

Esta mañana, mientras efectivos de la Policía continuaban con los rastrillajes, la familia de Sofía se sumía en la desesperanza de encontrarla con vida luego de la aparición del cadáver de Gustavo Gaitán Juncos.

“Tengo muchas dudas porque él -por Gaitán Juncos- apareció muerto después de tantos días”, señaló muy angustiada Marcela, la hermana de la asesinada Mirta Arias.

"Suponemos que él se la llevó, pero no tenemos certeza, aunque estamos casi seguros", alcanzó a decir momentos antes de que fuera encontrado el cuerpo de la pequeña.

Las primeras hipótesis del caso deslizan una cronología que inició el lunes, cuando Juncos mató a Arias de un golpe en el cráneo en un descampado a metros de su casa del barrio Sacchi, en el extremo oeste de la ciudad, para luego llevarse consigo a Sofía, una de los cinco hijos de Arias.

Los investigadores llegaron al lugar a raíz de un llamado del mismo Gaitán, quien se adjudicó el homicidio y anticipó que iba a matarse en la zona de canteras de Malagueño.

El miércoles efectivos de la Policía encontraron una mochila perteneciente a Sofía en cercanías al lugar donde Juncos dijo que se iba a suicidar. Según había anunciado a un hermano por un mensaje de texto el día del crimen de su ex pareja, se iba a arrojar desde un risco para quitarse la vida, la hipótesis más fuerte sobre su muerte hasta el momento.

El jueves, tal como lo había anunciado, apareció muerto en las profundidades de una laguna de las canteras de Malagüeño.

Este viernes, luego del hallazgo menos deseado, los investigadores se animan a deslizar la hipótesis de que en ese maizal, camino a las canteras de Malagueño, sector distante unos 10 kilómetros al oeste del barrio Sacchi, Gaitán Juncos habría asesinado a Sofía y luego se habría quitado la vida arrojándose a la laguna Nº 5, que conocía porque allí solía pasear durante el verano.

Comentá la nota