El 95% de los cueros vacunos que se exportaban no tiene más mercado

El apoderado del Frigorífico Villa María, contador Hernán Rubiolo, reconoció que Estados Unidos y Europa dejaron de demandar estos productos por la recesión que atraviesan
Como consecuencia de la crisis internacional que repercute en distintos espectros de la cadena productiva del país, la industria frigorífica ha visto seriamente afectada la comercialización de cueros vacunos que se realiza a Estados Unidos y Europa, la cual se ha reducido en un porcentaje cercano al 95%.

El apoderado del Frigorífico Villa María, contador Hernán Rubiolo, reconoció esta realidad en un diálogo con PUNTAL VILLA MARIA, oportunidad en la que también aceptó que por el momento el paro de comercialización que lleva adelante el campo no causa mayores trastornos en la industria cárnica. También bregó por una solución al problema y tranquilizó cuando aseguró que la empresa local tiene reservas para abastecer a la región por una semana ante cualquier medida más severa.

El profesional fue analizando cada una de las realidades que el presente demuestra, puntos entre los cuales destacó que no se han producido despidos en el frigorífico que es concesionado por la UTN Villa María al grupo Beltrán, esto como consecuencia del “esfuerzo realizado desde la firma” y por la demanda de mano de obra que requiere la cadena de producción de este tipo de establecimientos.

Comercialización

sin sobresaltos

- ¿La última medida de fuerza que ha definido la Mesa de Enlace de las entidades agropecuarias, que incluye la no comercialización de carnes, está repercutiendo en el frigorífico local?

- Por el momento a nosotros no nos ha repercutido, conviene recordar que es un paro que se ha desarrollado, hasta este momento, mediando un fin de semana, y además los paros muy cortos a la industria frigorífica no hacen a la diferencia, ya que es fácil poder preverlos, ya que con sólo adelantar una carga de hacienda podemos estar cubiertos para 2 o 3 días. Además es importante tener en cuenta que manejamos un stock de abastecimiento de por lo menos una semana y media, con lo cual en el presente no nos ha afectado.

Quizás en las próximas horas se vea disminuido el ingreso de hacienda por la restricción de ventas, pero es lo único que estamos esperando, aún cuando se contrapone con un fin de semana que fue muy lluvioso y aún si se hubiera querido vender, tampoco se podría haber entrado al campo con los camiones.

- ¿Cómo integrante de un eslabón importante de la cadena productiva de la región, qué esperan de la reunión que sentará a la misma mesa al campo y el Gobierno nacional?

- El campo está a la expectativa de los anuncios que haga el Gobierno con relación a todos estos temas, por lo tanto no estamos ante una medida muy dura y como todos estamos tratando de que no se vuelva a repetir aquel mes de marzo del año pasado, donde nosotros entramos con una serie de pérdidas y trastornos en la actividad, de los cuáles todavía no nos hemos podido recuperar, porque siguió la crisis internacional que también nos afectó duramente, con lo cual hace prácticamente 1 año que no tenemos respiro, por ende esperamos que el Gobierno muestre una sólida confianza en el campo y señas que permitan mejorar esta situación, ya sea tanto en el plano cerealero como en el ganadero.

Medidas que

colaborarían con el sector

- ¿Cuáles podrían ser algunas de esas medidas que beneficiarían al sector de la industria cárnica?

- En una rápida enumeración se podrían mencionar políticas de apoyo a la cría de ganado, la instalación de feed lot y aunque más no sea subsidiando la actividad ganadera para poder seguir adelante.

- ¿En materia de exportación también hay demandas por satisfacer?

- Sería importante que el Gobierno no se interponga en la exportación de algunos productos, porque cuando se habla de abrir la exportación, en el tema cereal es una cosa, pero en el tema carnes es totalmente acotado, ya que no estamos hablando de una apertura al ciento por ciento, ya que simplemente los cortes que se exportan son 3 o 4 y el resto queda todo en el mercado interno y por lo tanto no es tan sustancial como parece.

- ¿Existió alguna medida oficial que haya beneficiado a un frigorífico como el que ustedes manejan en Villa María?

- Todavía no hemos visto ninguna medida que repercuta en mejoras, aún cuando no hay que olvidarse que estamos cursando por una crisis internacional en la cual nosotros nos vemos muy afectados, más allá que por el Gobierno, por la situación internacional que repercute negativamente en el precio de nuestros subproductos.

Se destruyen

el 95% de los cueros

- Tiempo atrás, cuando comenzaba la crisis internacional, ustedes se habían visto afectados por una baja en la exportación de cueros vacunos a Estados Unidos y Europa, ¿se mantiene esta situación en la actualidad?

- Sí, hoy la exportación de cueros a Estados Unidos, como a Europa es casi nula. El único cuero que se está absorbiendo es para el mercado interno y es nada más que un 4 a 5 por ciento de la producción total, el resto va a destrucción.

- ¿Quiere decir que el 95% de los cueros de los animales que faenan se está perdiendo?

- Sí, se está destruyendo o se ha estoqueado un poco del cuero salado, como para tener una esperanza de que en el futuro se reactive, pero como todos sabemos al cuero tampoco se lo puede mantener inalterable por mucho tiempo, solamente 4 o 5 meses y después pasa a destruirse, con lo cual se acumula algo que no va a tener valor, sino que significará un costo adicional.

- ¿Esta situación es advertida a nivel oficial?

- Está en el conocimiento de todos, pero se nos escapa de las manos a nosotros como gerenciadores de una empresa y se les escapa de las manos al país, ya que influye para esto con fuerza un escenario internacional que se ha planteado.

Lo que sucedió es muy sencillo, ya que nuestros principales compradores en el mundo, donde uno era Estados Unidos, que lo utilizaba al cuero para el tapizado de sus autos y otro que era Europa, sobre todo Italia, España y Francia, que lo usaban en tapicería fina de muebles del hogar, han dejado de comprar, por la simple razón de que no pueden vender los productos que ellos producen, con lo cual no hay una mala intención oficial, ni un cierre de exportaciones, simplemente un escenario internacional que esperamos que se revierta en el corto o mediano plazo, quiero decir de 2 a 4 años, cuando EEUU pueda reactivar sus líneas de montaje de automóviles y Europa reactive su economía, ya que estamos hablando de cueros que iban para gastos suntuosos y no de extrema necesidad.

Comentá la nota