Cuento chino.

Mientras que en la provincia se debate la viabilidad del "Convenio Chino", en Buenos Aires, hace un mes la gobernadora Fabiana Ríos, en estricto secreto firmó la "cuestionada "oferta" entre la empresa TFEQ y el Estado fueguino. En la Legislatura, el Tribunal de Cuentas y la Fiscalía de Estado aun esperan la documentación, para expedirse, nuevamente sobre la firma. Ahora ante el hecho consumado, los organismos de contralor y la oposición, no salen del asombro.
Cuando se tomó nota sobre un deposito cercano a los 3 millones de dólares que aparecieron en la cuenta del Gobierno provincial, muchos sospecharon que pese al gran debate sobre la viabilidad jurídica-económica sobre el acuerdo con los chinos, el Gobierno ya había decidido avanzar, más de lo pensado, "Si él deposito esta hecho, el acuerdo base de la oferta está firmado" dijo uno de los hombres que más sabe del tema y actualmente asesora al bloque del peronismo en la Legislatura.

Lo cierto es que durante el fin de semana se supo a través del Dr. Alejandro De la Riva, que la firma de la propia gobernadora, ya había sido estampada el 29 de abril en Capital Federal, en medio del más estricto secreto de Estado.

Esto fue lo que permitió dar paso, al día siguiente, al depósito inicial de 3 millones de dólares que hizo la empresa Tierra del Fuego Energía y Química.

Durante la conferencia de prensa que brindo Ríos, en instancia de llevar adelante los enroques en el gabinete provincial, la gobernadora respondió a una pregunta de un periodista de este medio.

"Gobernadora... que va pasar con los cuestionamientos que hizo el Tribunal de Cuentas y la Fiscalía de Estado sobre el acuerdo con la empresa TFEQ...?

La repuesta fue: "Vamos a responder todas las observaciones.. Estamos trabajando en eso ..." dijo Ríos si inmutarse, pocos sabían en ese momento, mientras que la prensa se preguntaba por los fuertes cuestionamientos al acuerdo chino, "La oferta" ya había sido refrendada.

Es decir el 27 de abril el gobierno provincial manda "borradores incompletos" al Tribunal de Cuentas, para que opine sobre el "acuerdo". Este organismo pide la participación de la Fiscalía de Estado y ambos comienzan a desarrollar un exhaustivo análisis de la documentación enviada por el gobierno. Por mientras y en él más estricto silencio de Estado, sucede lo insólito, el 29 de abril, dos días más tarde de enviar la información a los organismos de contralor, Ríos, junto a un solo asesor, y sin dictamen jurídico que la respalde, decide viajar a Buenos Aires y en esa intimidad. En silencio, firma la tan cuestionada "oferta". De inmediato la empresa china, deposita 3 millones de dólares, dando validez a la oferta y avanzando sobre los derechos concebidos.

En la isla, queda atrás la discusión vernácula, ya no se trata de intentar que el Gobierno no firme un "mamarracho jurídico" según la oposición, ahora el convenio es un hecho consumado, sin cláusula de resguardo para la provincia y con muchas ventajas comparativas para la empresa.

Para el Fiscal de Estado hablar de una "Oferta" significa lisa y llanamente alentar un mecanismo de evasión impositiva. Nunca jamás un Estado productor de hidrocarburos, firmó una "oferta" para evitar que la empresa no tribute un impuesto, como lo tiene que hacer todo aquel que quiera acordar algo serio, en materia de producción. El impuesto al sello.

Con esta "Oferta" firmada por la gobernadora Ríos, la provincia ve evaporarse cientos de millones de dólares, por el impuesto al sello.

En otro momento, los legisladores Raimbault, Martínez y el ARI en su conjunto hubiesen salido eyectados a los tribunales competentes, con la denuncia bajo el brazo, ahora solo atinan a hacerse los distraídos.

Entre la necesidad económica urgente del gobierno del ARI y las afiladas intenciones de la empresa China, quedaron atrapados todos los cuestionamientos de la viabilidad. En la Legislatura queda una sensación de soborno muy fuerte, flotando en todo el ámbito parlamentario, más allá del papel de tontos útiles. La visita de aquel hombrecito de traje oscuro y corbata roja no había sido en vano.

En el Tribunal de Cuentas, aun revisan su versión "ligth" del análisis, mientras que en la Fiscalía de Estado acumulan documentación y trabajan contrarreloj, aunque al día de hoy la prometida documentación por parte del Gobierno, no están ni siquiera recopilada, ni estará antes de las elecciones.

La oposición es invadida por el asombro, aunque la reacción tiene poco contenido, salvo la perspicaz y constante observación del letrado riograndense "Jano" De la Riva, que comenzó como si fuera un grito en el desierto sobre el particular y ahora su voz retumba en los oídos de muchos y sobre todo, en el de los engreídos que miran atónitos, como un hecho consumado se estrella con la realidad y aun no saben cómo abordarlo.

En el Gobierno nadie se atreve a soltar una palabra sobre el tema. En la bancada oficial, recién ahora se están enterando hasta donde estaba decidida a ir la gobernadora Ríos en lo referente al convenio Chino. En la bancada de la oposición reina el desconcierto, aunque más de uno sabia que tarde a temprano, había que mirar para otro lado.

En el Tribunal de Cuentas sostienen. "Que si el Gobierno no ha querido hacer partícipe al Tribunal de Cuentas antes de firmar el acuerdo o la "oferta", ahora estará obligado a hacernos participar en esta instancia ya que es un hecho consumado", dicen con voz amenazante y agregan, "Ahora la situación podría ser más grave, de hecho, la empresa ya está en mora y la responsabilidad por firmar la "oferta", en de una gravedad inusitada" sostienen.

En la Fiscaliza de Estado ya se prepara un informe, que bien podría ser el punto de partida para la oposición política en el parlamento. No hay certificación fehaciente sobre la cantidad de gas en reserva que tiene la provincia, no hay una garantía del precio pactado y no está clara la situación de reventa del gas y lo peor de todo, el Estado perdió con la firma de esta oferta, ciento de millones de pesos, y abrió una jurisprudencia, tan peligrosa como maniatada.

Por el momento, lo único seguro es que la empresa TFEQ ha aceptado la "oferta" que hiciera el gobierno de Ríos, deposito el 10 % de lo que tenía que depositar y ahora el gobierno corre contrarreloj para buscar un consenso político, que le permita allanar el camino de la oferta.

De seguro que nuevamente el hombrecito de traje oscuro y corbata roja recorrerá los pasillos del parlamento, ante la mirada distraída del oficialismo y la ansiedad de la oposición. Solo así el Gobierno podrá saltar esta valla construida bajo su propia torpeza.

Ahora es tiempo de que el gobierno hable sobre lo que calló y explique a la sociedad toda, él porqué de la firma de este "acuerdo" donde según la enorme mayoría, no tan solo de la oposición política, sino de los que saben sobre el tema, están abiertamente en desacuerdo y tildan a la "oferta" como un salto al vació.

¿Podrá este gobierno, abanderado de la transparencia, echar luz sobre "la oferta" económica, más importante de la historia fueguina o quedara todo envuelto en el mismo silencio en el que se firmó conforme a las conveniencias chinas?.

Comentá la nota