Cuenca se alejaría del Ministerio de Seguridad

Hace 15 días le informó al gobernador su deseo de abandonar el cargo por problemas de salud. Binner le pidió esperar hasta marzo, donde se cree se producirán los cambios en la plana mayor de la policía. Bonfatti dijo ayer que se decidirá la situación cuando el primer mandatario regrese de su gira por el sudeste asiático
El ministro de Seguridad de la provincia, Daniel Cuenca podría abandonar la gestión pública la semana próxima, cuando vuelva a plantearle al gobernador su deseo de alejarse del cargo por problemas de salud. El abogado rosarino -que asumió hace dos años - fue intervendio hace 45 días por una hernia de disco que no tuvo la recuperación que esperaba.

Cuenca le manifestó a Binner hace dos semanas su interés por abandonar el cargo en virtud del desgaste que supone la gestión pública y su escasa posibilidad de dipsoner de tiempo para la recuperación kinesiológica de la afección. Para peor, apenas salido del quirófano, debió encabezar las mesas de diálogo en distintas unidades penitenciarias, crispadas y movilizadas en reclamo de más mano dura intramuros. El gobernador le pidió esperar hasta marzo del año próximo para designar una nueva plana mayor en la policía y conformar la nueva junta de calificaciones para los ascensos de 2008. Ayer, el propio ministro de Gobierno, Antonio Bonfatti, confirmó que el pedido de baja existió y dijo que el gobernador iba a evaluar el alejamiento de Cuenca apenas regrese de su viaje de negocios por el sudeste asiático.

El Gobierno espera resolver los ascensos atrasados de 2007 en enero y designar a una nueva Plana Mayor de Comisarios Generales para inmediatamente conformar la Junta de 2008. En el intervalo asumiría el actual Jefe de la Unidad Regional II, Osvaldo Toledo, uno de los mimados por esta gestión, al punto que sobrevivió a varios tsunamis, desde el escándalo de Mario Segovia y su impune presencia en Rosario activando negocios de venta de efedrina a México, hasta marchas gremiales con muertos, sin contar con el denominado "efecto Raffo". El oficial policial prendió el ventilador en el verano y denunció una serie de negocios sucios dentro de la regional. La mayoría de los jefes fueron removidos pero Toledo fue ratificado. El socialismo cree que es la propia interna policial la que conspira contra Toledo pero, en la intimidad de la gestión, no pudo comprobarlo.

De producirse los ascensos en tiempo y forma, Juan Hek y Jorge Gómez (jefe y subjefe de la policía) quedarán fuera de carrea, lo mismo sucederá para los comisarios Polenta (Rosario) y Sueldo (Jefe de la Plana Mayor Actual).

Tropa propia

Solo un acuerdo de la alianza con los radicales permitió ungir a Carlos Iparraguirre al puesto de secretario de Seguridad de la provincia. El resto del gabinete del ministerio fue armado por Cuenca: designó en Asuntos Penales a Juan Lewis (vinculado al ministro de Justicia Héctor Superti), a Leandro Corti en la secretaría de Asuntos Penitenciarios, a Enrique Font en la secretaría de Seguridad Comunitaria, a Gonzalo Armas en la Secretaría de Control Policial, por citar sólo a la primeras líneas del ministerio.

Los socialistas evalúan designar un hombre del riñon del gobernador en el cargo y, en off, descartaron que pueda ser el ex juez de instrucción de Santa Fe, José Manuel Garcia Porta, quien tuvo sí conversaciones informales con funcionarios del Gobierno socialista, apenas asumido en diciembre de 2007.

Comentá la nota