Cubría emplazó a Morales

Como lo anticipó este diario, todo va camino a la normalización. La Justicia Electoral nacional intimó al Comité Nacional del radicalismo a que explique por qué no cesa con la intervención al distrito Corrientes. Es un paso fundamental hacia la obtención del sello por parte de la gran porción del partido que apoya al gobernador Arturo Colombi. Agende: las elecciones internas serán en marzo.
La jueza federal electoral, María Romilda Servini de Cubría, resolvió en las últimas horas entender en una presentación que hiciera al radicalismo del Frente de Todos y emplazó en cinco días al Comité Nacional de la Unión Cívica Radical (UCR) para que informe las razones que lo mueven a no eludir la normalización del distrito local.

En ese sentido, tal como se había publicado oportunamente cuando los abogados radicales hicieron la presentación, de no haber respuestas por parte del senador Gerardo Morales, la Justicia Federal podría ordenar el levantamiento de la intervención o bien designar otro interventor que cumpla con la transición hasta que se cumpla con las internas que reclaman los arturistas. Esa secuencia de definición es la que viene sosteniendo desde hace tiempo EL LIBERTADOR. Las elecciones serían en marzo.

"Es poco común que la Justicia dé aval a este tipo de pedidos porque generalmente prioriza la posición orgánica de los partidos políticos. Es un buen comienzo", dijo uno de los autores de la presentación, Armando Aquino Britos, quien ayer tuvo palabras duras cuando le preguntaron sobre el conflicto familiar que muchos creen ver detrás de la interna radical (ver aparte).

La presentación del recurso ante la jueza federal tuvo como objetivo que disponga la caída de la intervención por "no estar capacitada para normalizar el partido", por "no haber fijado plazos" y por "haberse extendido de manera arbitraria", según sus opositores. Y un antecedente es vital: Servini de Cubría es la que dispuso el levantamiento de las intervenciones en Río Negro y Santiago del Estero, distritos intervenidos por similares razones que Corrientes.

El radicalismo correntino lleva casi un año y medio intervenido, y de cara a las próximas elecciones resultará trascendente en vista que la intervención podría elegir en forma arbitraria un candidato para la UCR, como de hecho quieren hacer en el ricardismo, que ahora aparecen alejándose del radicalismo, mientras Arturo se acerca. Hasta no hace mucho, el ex gobernador y actual senador provincial Ricardo Colombi se decía el más radical de todos y deleznaba a quienes tenían vínculos K tildándolos de parias, cuando está considerado el primer "tránsfuga" por el libro "Propaganda K", de María O' Donell.

Comentá la nota