Cuba seguirá igual de diplomático

El nuevo canciller cubano, Bruno Rodríguez Parrilla, aseguró ayer que no habrá ningún cambio en la política exterior de Cuba y que se dará continuidad a los lineamientos de la gestión de su antecesor, Felipe Pérez Roque, desplazado por el presidente Raúl Castro en el marco de una renovación del gabinete. Rodríguez sustituyó a Pérez Roque, canciller desde 1999, fruto de una gran remodelación gubernamental realizada por Raúl Castro el 2 de marzo.
“Confirmo que en la política exterior cubana no hay absolutamente ningún cambio, sino la continuidad que dicta la política seguida por la revolución con absoluta consistencia desde 1959 hasta este minuto”, dijo Rodríguez en su primera conferencia de prensa conjunta tras reunirse con el comisario europeo de Desarrollo y Ayuda Humanitaria, el belga Louis Michel.

El comisario, que fue recibido ayer por Rodríguez Parrilla, señaló que constató “la misma buena voluntad, el mismo carácter positivo y el mismo calor cubano clásico”. “En el fondo, no hubo cambios desde ese punto de vista”, insistió Michel. “Respecto del encuentro con autoridades cubanas, todas las que he encontrado hasta ahora ya las conocía, no son personas nuevas, sólo que cumplían otro tipo de funciones”, indicó Michel en conferencia de prensa tras entrevistarse con el nuevo ministro de Exteriores. “Tengo el mismo sentimiento en cuanto a las relaciones de la Unión Europea con Cuba. No existen cambios fundamentales. Existe la misma voluntad de construcción de un capital de confianza y de las condiciones necesarias para la normalización”, aseguró Michel, que está en Cuba en visita de trabajo de 48 horas.

Rodríguez Parrilla recordó que conoció a Michel “en la primera reunión, siendo él comisario belga, a nivel de cancilleres” con Cuba, en momentos que ocupaba el cargo de embajador de la isla ante Naciones Unidas. “He sostenido encuentros anteriores con el comisario Michel, a quien considero un interlocutor serio, y me siento privilegiado, desde hace años, de haber mantenido esta relación”, agregó.

Cuba y la Unión Europea descongelaron sus relaciones en junio de 2008, tras eliminar el bloque europeo las sanciones diplomáticas que impuso a la isla en 2003, en reacción a las condenas impuestas a 75 disidentes cubanos de hasta 28 años de cárcel. En octubre, Cuba y la UE abrieron un “diálogo político” basado en el “respeto mutuo”, en el que puedan caber todos los temas, durante una visita del entonces canciller Pérez Roque a Francia, país que ejercía la presidencia del bloque.

Interrogado sobre una posible participación de su país en la Cumbre de las Américas en Trinidad y Tobago, a mediados de abril, el canciller Rodríguez confirmó que “Cuba fue excluida por los Estados Unidos cuando lanzó su iniciativa” y ahora no está invitada, por lo tanto “no estará presente”. “Esta cumbre se va a celebrar en un hermano país caribeño con el que mantenemos excelentes relaciones bilaterales”, aclaró.

Por otra parte, Costa Rica anunció ayer a través del presidente Oscar Arias que restablecerá sus relaciones diplomáticas con Cuba, rotas en 1961 por San José. Tras el anuncio de Arias, El Salvador queda como el único país centroamericano que sigue sin tener lazos diplomáticos con Cuba. Pero el electo presidente salvadoreño, Mauricio Funes, ya anunció que su futuro gobierno también restablecerá los vínculos con la isla.

Comentá la nota