Cuba es la piedra de la discordia

El gobierno español rebajó ayer su objetivo de promover en la Unión Europea (UE) durante su presidencia temporal, este semestre, la mejora de las relaciones eurocubanas, para lo cual no hay consenso entre los 27.
"Se puede entender que para el conjunto de la UE, Cuba no sea una prioridad, aunque para España es importante", declaró el presidente del gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero, en conferencia de prensa en Madrid junto con el presidente permanente de la UE, Herman Van Rompuy, y el de la Comisión Europea, José Manuel Durao Barroso.

"Hoy hemos tenido una larga reunión de trabajo y dentro de los temas de política exterior no se ha abordado Cuba", explicó Zapatero sobre su primer encuentro de la presidencia española con Van Rompuy y Barroso. El gobierno socialista de Zapatero defiende en la UE desde 2004 un acercamiento con Cuba y su canciller, Miguel Angel Moratinos, considera que la posición común de la UE sobre la isla, donde pide la democratización, está "superada".

En un encuentro el 28 de noviembre en Bruselas con su homólogo cubano, Bruno Rodríguez, Moratinos dijo que desea iniciar durante la presidencia española, siempre que haya un consenso entre los países europeos, el proceso para establecer un marco bilateral de cooperación con Cuba. La posición común, que los países de la UE reiteran desde 1996 a iniciativa del gobierno conservador español de José María Aznar, llama periódicamente al régimen cubano a registrar avances en derechos humanos y democracia.

Tras un período de malas relaciones entre el gobierno de Aznar y La Habana y entre ésta y la UE, el gobierno español de Zapatero ha llevado a cabo desde 2004 una política de acercamiento a las autoridades de la isla que ha defendido también en la Unión.

Según varios medios españoles, el gobierno español ha rebajado sus expectativas para no plantear una cuestión incómoda ni incluir un tema de su interés en la agenda mientras ostente la presidencia europea, ya que durante estos seis meses hablará en nombre de los 27. Zapatero aseguró incluso el jueves que el "tema de Cuba no creará ninguna controversia en el seno de la UE en los próximos seis meses".

La relación con Cuba "es un tema siempre importante para España, pero para el desarrollo de la Unión Europea, en política exterior, teniendo retos como el cambio climático o como la cumbre con Rusia o con Estados Unidos, ciertamente tenemos que dedicarle el tiempo que se merece", recalcó ayer. "Tenemos que ser exigentes con Cuba, pero siempre tener una puerta para el diálogo", política que debe ponerse en práctica "pensando en los cubanos y en el futuro de Cuba", explicó Zapatero, que recordó que "la política europea hacia Cuba hasta ahora ha sido una política en la que hay una clarísima influencia española".

Comentá la nota