Cuatro familias se quedaron sin su fuente de trabajo Pérdidas totales en una carpintería de Pocito

El fuego se habría originado por el recalentamiento de una de las máquinas que estuvieron utilizando, ya que debían entregar varias puertas que estaban destinadas a un barrio de Rawson.
La familia Heredia perdió su pequeña empresa de carpintería al originarse un voraz incendio que terminó por completo con sus herramientas e instalaciones. El taller estaba ubicado en calle Independencia al 1.878 en la zona de Villa Los Tilos, en Pocito. El fuego se habría originado en una de las máquinas alrededor de la 1.00 de ayer y en poco tiempo las llamas dejaron a su propietario con las manos vacías.

Quedaron sin trabajo

Isidro Heredia junto a sus cuatro hijos José, Juan, Isidro y Cristian, estuvieron trabajando en la carpintería, terminando unos trabajos encargados, hasta cerca de las 21.30 del lunes. Desconectaron todas las maquinarias y se fueron a descansar para volver a retomar el trabajo a la mañana siguiente. Como lo hizo siempre Heredia volvió alrededor de las 23.40 para verificar que todo estuviese en orden. Comprobado esto, se fue a descansar. Pero sobre las 2.30, el hombre fue alertado por uno de los vecinos que veía como grandes lenguas de fuego salían por una banderola de su galpón. Heredia junto a sus hijos y vecinos intentaron apagar las llamas con baldes con agua que extraían desde una pileta familiar ubicada en un pequeño espacio verde de la casa, señalaron fuentes policiales.

Si bien la Policía y el personal del destacamento de Bomberos de Rawson llegaron a los pocos minutos, el fuego ya había terminado por completo con la carpintería de esta familia. En pocos segundos, el esfuerzo de años quedaba reducido a un montón de cenizas. En ese lugar se encontraban almacenadas más 150 puertas que estaban terminadas y listas para ser entregadas en la construcción de un barrio municipal que depende de la Municipalidad de Rawson. Además de una importante cantidad de material, todo altamente combustible, como así también un sinnúmero de maquinarias especiales como cepilladoras simples y combinadas, acopladora en cadena, cuadradora, lijadora, garlopa, sierras, un compresor grande, valuadas en una suma cercana a los 50.000 pesos y casi 25.000 en maquinarias de manos como taladros, agujereadora, destornilladores, martillos, pinzas, tenazas, remachadoras, caladoras, entre otras herramientas.

“El esfuerzo de años de toda la familia quedó consumido por el fuego en pocos minutos. Estábamos gestionando un seguro contra incendio, además habíamos comenzado a efectuar los trámites para trabajar como monotributista y ahora nos quedamos con las manos vacías”, señaló Isidro Heredia, todavía con un poco de bronca e impotencia en sus palabras.

“Hemos perdido todo. No se salvó nada. No sé cómo vamos a empezar de nuevo con la carpintería. Intentamos apagarlo con baldes pero no pudimos hacer nada. Cuando llegaron los bomberos ya estaba todo quemado por el fuego. No se salvó ni el techo del galpón”, señaló Isidro Heredia.

Los bomberos tuvieron que actuar rápido, ya que el fuego amenazaba con propagarse hacia el galpón de una reconocida recuperadora, donde se almacena una importante cantidad de papel y cartón.

Comentá la nota