En cuatro años se duplicó la cantidad de enoturistas

El dato corresponde exclusivamente a la provincia de San Juan. Es parte de los resultados del Informe de Turismo Vitivinícola 2008 elaborado por Bodegas de Argentina.
Las inversiones en turismo vitivinícola comienzan a tener resultados en todo el país. Según el último informe sobre la situación de Los Caminos del Vino, elaborado por Bodegas de Argentina, en San Juan se duplicó la cantidad de visitantes a las bodegas locales de 2004 a 2008. De esta manera, se pasó de recibir a 43.657 turistas deseosos de conocer las bondades vitivinícolas de la provincia, a 87.369 turistas. Sin embargo, el salto más grande se dio de 2005 a 2006, período en que la afluencia de visitantes se incrementó casi un 80 por ciento, pasando de recibir de 41.460 a 74.481 turistas.

En un panorama más general y teniendo en cuenta la cantidad de turistas que recorrieron Los Caminos del Vino de Argentina, se puede observar que durante los años 2004 y 2008, el turismo del vino creció un 142 por ciento, aproximadamente, a nivel país.

El mencionado crecimiento fue del 25 por ciento entre los años 2005 y 2006 y del 51 por ciento entre 2006 y 2007, fue del 11 por ciento entre 2007 y 2008, lo cual demuestra que el promedio interanual ha ido aumentando.

De esta manera, San Juan no es la única que incrementó su cantidad de turistas vitivinícolas en los últimos cinco años. Mendoza, que sigue siendo la que mayor afluencia representa, también duplicó sus cifras y pasó de tener 358.206 turistas en 2004 a 743.260 en 2008.

No obstante, los casos más destacables son los de Salta y Neuquén, provincias que subieron notablemente la inversión en publicidad turística relacionada con este tipo de actividad. Gracias a esto, Salta pasó de no registrar visitantes en el área vitivinícola durante 2004 y 2005, a tener 46.801 turistas en 2006 y 105.090 durante el pasado año.

En el caso de Neuquén, la afluencia turística en el área se incrementó un 757 por ciento, pasando de registrar a 5.033 visitantes vitivinícolas en 2004 a 43.167 en 2008.

El análisis que hace Bodegas de Argentina sobre la participación de las visitas por provincia destaca la preponderancia de Mendoza por sobre el resto, con un 72,6 por ciento, seguida por Salta con el 10,3 por ciento y por San Juan, con el 8,5 por ciento. El análisis incluye también el detalle de los visitantes de Los Caminos del Vino por mes y por provincia, en donde se aprecia cómo el turismo se ha desestacionalizado a nivel general. Aún así, los meses de enero, febrero, marzo y julio se destacan por una mayor afluencia de turistas a nivel país.

En San Juan, esta mayor afluencia de enoturistas se percibe en marzo y julio, que coinciden con las temporadas de Semana Santa y vacaciones de invierno, en las cuales se intensifica la oferta de productos relacionados con el turismo vitivinícola con shows en vivo en las bodegas, muestras y degustaciones.

Las características de los enoturistas

El informe elaborado por Bodegas de Argentina indica una tendencia a la disminución de la afluencia de turistas nacionales (-17 por ciento) y un aumento de la afluencia de aquellos provenientes de países extranjeros (15 por ciento) entre 2007 y 2008. La razón podría encontrarse en un incremento de la penetración publicitaria de la campaña del vino en el exterior y una disminución en el interior del país.

Según los datos obtenidos, los turistas provenientes de provincias no vitivinícolas son principalmente de Buenos Aires, Córdoba y Santa Fe. Mientras, la mayor cantidad de enoturistas extranjeros provienen de Brasil, seguidos por Estados Unidos, Chile, Canadá, Inglaterra, México y Francia.

En cuanto a la edad de los turistas vitivinícolas, el 45 por ciento corresponde al rango etario que va entre los 18 y 35 años, seguido por aquel que reúne a las personas entre 36 y 55 años, con un 30 por ciento de afluencia. Con estos datos, se calcula que aproximadamente el 85 por ciento de los enoturistas es menor de 55 años.

El sexo de los visitantes de Los Caminos de Vino también fue tenido en cuenta en el análisis realizado. De éste se desprende que son más las mujeres interesadas en visitar las bodegas de Argentina que los hombres. Los datos indican que el 55 por ciento del total de turistas del vino pertenecen al género femenino y que si bien no se observan diferencias considerables en términos de porcentaje entre ambos sexos, el porcentaje femenino creció en 2008 un 1 por ciento en relación al año anterior.

Otro dato importante radica en la tendencia en los últimos cinco años relativa a los conocimientos de los enoturistas. Es que según el estudio de Bodegas de Argentina, la cantidad de visitas con conocimiento elevado sobre vinos ha disminuido aproximadamente un 20 por ciento desde 2004 a 2008, mientras que aumentó más de un 30 por ciento la afluencia de turistas con bajo conocimiento sobre la temática. Es decir, en los últimos cinco años se ha invertido la proporción del conocimiento del vino por parte del turista que visita la bodega. "De ello se deduce que el turismo del vino en Argentina se ha convertido en una actividad para el turista en general y no sólo para el especializado o con elevado conocimiento sobre el mundo de los vinos", puede leerse en el informe.

El cómo se guiaron los turistas para llegar a las bodegas también fue tenido en cuenta por los elaboradores del estudio. Así observaron que los enoturistas utilizaron Internet, las oficinas públicas, información brindada en los hoteles y diario o revistas, preferentemente a la hora de informarse sobre las distintas bodegas para visitar.

El turismo ya fue definido por el gobierno nacional como un sector estratégico para el desarrollo económico y social del país y, como tal, para la promoción de determinados productos claves en la economía nacional, el enoturismo o turismo del vino es un producto altamente potencial para generar desarrollo en las distintas regiones vitivinícolas de la Argentina.

Es por eso que todavía están por verse los resultados del Programa de Consolidación del Enoturismo en Argentina, que fue suscrito en el país en septiembre del año pasado. Este programa prevé una inversión de más de 6,4 millones de pesos a lo largo de cuatro año, de los cuales, 3,2 millones serán aportados por Bodegas de Argentina y financiados por el BID/FOMIN en concepto de cooperación técnica no reembolsable. El resto, será aportado por el gobierno nacional a través de la Secretaría de Turismo de la Nación, el INPROTUR, el CFI y los gobiernos provinciales de las rutas del vino involucradas.

Comentá la nota